¿La comida a la parrilla es sana?

Asar a la parrilla ha sido un pasatiempo favorito para muchos estadounidenses. Aunque comúnmente es una actividad al aire libre en un clima cálido, mucha gente disfrutas de asar a la parrilla durante todo el año. Dependiendo de cómo se prepara la comida antes de asar a la parrilla y durante el proceso de cocción, la parrilla puede ser una alternativa saludable a otros métodos de cocción como freír a la sartén y saltear.

Historia de la parrilla

Los humanos aprendieron a prender el fuego entre 40 y 50 mil años atrás. Poco después, comenzaron a utilizar el fuego para cocinar cosas para comer. En la historia más reciente, la parrilla se ha convertido en un pasatiempo favorito durante reuniones familiares, viajes de campamento y eventos deportivos. Las parrillas modernas permiten la distribución y regulación del calor parejo y muchos libros de cocina ahora están dirigidos específicamente a recetas que se centran en la parrilla.

Otros métodos de cocción

Aunque es una opción común, la parrilla no es ciertamente el único medio de preparación de alimentos. Los métodos más tradicionales incluyen freír en grasa, freír en sartén o saltear, y hornear. Freír en grasa lleva a cabo la cocción de alimentos sumergiendo los alimentos en grasa caliente como aceite vegetal. Freír en sartén o saltear implica la cocción de alimentos en una sartén con un poco de aceite caliente y moviendo rápidamente la comida alrededor de la sartén. La cocción por horno cocina alimentos por calentamiento en un horno o algún otro tipo de espacio cerrado. En comparación con freír en grasa y saltear, asar a la parrilla puede ser una opción más saludable si el exceso de grasa no se agrega a la comida que se cocina.

Seguridad de parrilla

Al igual que con cualquier tipo de cocina, las técnicas adecuadas de manipulación de alimentos y cocinar todos los alimentos a una temperatura interna mínima es crucial. Si el alimento se manipula de modo inapropiado o no se cocina bien, las enfermedades transmitidas por alimentos se convierten en un problema grave. La carne molida debe cocinarse a 160°F; las aves de corral a 165°F; la carne de cerdo se debe cocinar a 145°F y los mariscos se cocinan adecuadamente a 145°F.

Tipos de parrillas

Hay dos grandes tipos de parrillas: las parrillas de gas propano y las parrillas de carbón. A pesar de que asar la parrilla a menudo es una opción más saludable en términos de nutrición, se han planteado algunas preocupaciones sobre la posible conexión entre las parrillas de carbón y el riesgo de cáncer. De acuerdo con el MD Anderson Cancer Center, carbonizar o quemar la carne hace que se formen aminas heterocíclicas, lo cual puede aumentar el riesgo de cáncer de estómago y colorrectal. Además, recomiendan limpiar la parrilla después de cada uso para evitar la acumulación de sustancias químicas que luego pueden ser transferidas a la comida.

Hacer la comida a la parrilla más saludable

Aunque asar a la parrilla es una opción más saludable que freír en grasa o sartén, puedes preparar la comida de una manera para que sea aún más saludable. Marinar la comida en una mezcla que no contiene grasa antes de asar a la parrilla y condimentar con jugo de limón o ajo en lugar de sal impartirá mucho sabor y ahorrará calorías preciosas y reducirá el contenido de sodio del plato terminado. Asar a la parrilla debe ser una actividad divertida, y puede ser parte de una dieta saludable.

Más galerías de fotos



Escrito por derek helderman | Traducido por mariano abrach