¿Lo que comes afecta a tu leche materna?

Lo que come una madre puede afectar el sabor y la composición de su leche materna. Generalmente, comer una variedad de alimentos con una variedad de sabores es benéfico y puede influenciar a un niño a ser un comedor más aventurero. Cuando los infantes son expuestos a estos alimentos a través de la leche materna, es probable que tiendan a querer comer el alimento en una forma sólida una vez que sea introducido. Así que las madres lactantes deben enfocarse primero en comer una dieta balanceada, para su propio beneficio y el de sus bebés.

Grasas trans

Las madres que consumen altas cantidades de grasas trans pueden pasárselas a sus bebés por medio de la leche materna. En un estudio, las madres lactantes que consumieron más de 4,5 g de grasas trans al día doblaron las posibilidades de que sus hijos tuvieran altos niveles de grasa corporal. Las grasas trans se encuentran a menudo en la margarina y la manteca, los alimentos fritos y los productos horneados comerciales. Una porción grande de papas a la francesa en algunos restaurantes puede contener 5 g de grasas trans.

Cafeína

Normalmente menos del 1 por ciento de la cafeína que consumes termina en tu leche materna. Pero el cuerpo de un recién nacido no puede descomponer fácilmente la cafeína, así que se acumula en su sistema. Algunos bebés pueden ser más sensibles a la cafeína, pero para el bebé promedio, la madre debe limitar su consumo de cafeína a menos de 300 mg por día. Una barra de chocolate oscuro de 1,75 onzas contiene alrededor de 31 mg de cafeína, una taza de café contiene de 100 a 200 mg de cafeína y un refresco de cola estándar contiene entre 35 y 40 mg de cafeína.

Hierbas y especias

Disfruta de ese tazón de chili o de ese curry picante. Normalmente, esos alimentos no afectaran de manera negativa a la leche materna, aunque los sazonadores pueden darle un sabor a la leche materna por hasta 8 horas. Un estudio encontró que los sabores del regaliz (licorice) y de la semilla de alcaravea (caraway) son más fuertes en la leche materna alrededor de dos horas después que la madre los consumió, mientras que la menta alcanzó su punto máximo alrededor de 6 horas después de la ingestión. Las hierbas en los alimentos deben distinguirse de las hierbas en dosis medicinales, las cuales pueden no ser seguras para las madres lactantes. Consulta con tu proveedor de salud antes de tomar cualquier suplemento de hierbas mientras amamantas.

Productos lácteos

La comida que come una madre no es usualmente la causa de los problemas digestivos o gas del bebé, pero en raras ocasiones el bebé puede tener alergias alimenticias. En esos casos, los cambios en la dieta de la madre pueden ayudar a solucionar el problema. Uno de los culpables más comunes es la proteína láctea. Si tu bebé presenta signos de alergia alimenticia, como sarpullido, diarrea, gas, melindres, tos, congestión o escurrimiento nasal, quizá quieras eliminar los productos lácteos.

Más galerías de fotos



Escrito por ann wolters | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez