Qué comer cuando tienes un virus

Un virus o infección viral es un tipo de enfermedad contagiosa. Algunos ejemplos de enfermedades virales incluyen al resfriado común, influenza y VIH. Ciertos alimentos pueden ayudar a reducir los síntomas de un virus y a evitar que se compliquen, aunque las recomendaciones específicas de nutrición varían dependiendo del tipo de virus que tengas. Los alimentos no curarán el virus, pero mantener una buena nutrición mientras estás enfermo, puede ayudar a que te recuperes más rápido.

Nutrición para un virus en el tracto respiratorio superior

Más de 100 virus diferentes pueden causar infecciones en el tracto respiratorio superior. Un resfriado puede causar una garganta adolorida, congestión en los senos respiratorios o en el pecho, fiebre, nariz congestionada, tos o todos los anteriores. La mayoría de resfriados se resuelven por su cuenta en una o dos semanas, pero consumir ciertos alimentos y líquidos durante un resfriado puede ayudar a reducir los síntomas y a promover la recuperación. Para las infecciones en el tracto respiratorio superior, es esencial tomar muchos fluidos sin cafeína ni alcohol, como agua, jugo y caldo para evitar la deshidratación que resulta de la fiebre y el aumento de la producción de moco. La sopa de pollo es recomendada para un resfriado, ya que actúa como antiinflamatorio y acelera el movimiento de moco, aliviando la congestión y reduciendo la cantidad de tiempo que el virus pasa en tu nariz.

Alimentos para la influenza

Una influenza puede causar síntomas en el trato respiratorio superior como tos y fiebre, aunque los síntomas de una influenza usualmente son más repentinos y severos que los de un resfriado. Al igual que con los resfriados, los mejores "alimentos" para la influenza son cantidades generosas de líquidos como agua, jugo y sopa. Los virus gastrointestinales, a los que se les refiere comúnmente como "malestar estomacal", son diferentes, ya que a menudo causan vómitos y diarrea, los que pueden ser agravados al beber o comer. Aunque los líquidos son recomendados para la influenza, con este tipo virus es mejor apegarse a los líquidos transparentes y tomarlos en cantidades pequeñas pero constantes. Una vez que las náuseas del virus hayan disminuido, puedes volver suavemente a comer alimentos fáciles de digerir como arroz, bananos, galletas integrales, gelatina y tostadas.

Nutrición y otros tipos de virus

La nutrición apropiada también es importante para otros tipos de virus de corta duración como la mononucleosis y puede ser crítica para el manejo de enfermedades crónicas causadas por virus, como el VIH, AIDS o herpes. Según TeensHealth, con la mononucleosis, un virus caracterizado por dolores corporales, fiebre y dolor de garganta, es bueno mantenerse hidratado y comer una dieta bien equilibrada que incluya a alimentos como batidos de frutas que provean una buena nutrición mientras alivian la garganta. Si tienes herpes, una enfermedad viral que causa BROTES recurrentes de lesiones en la cara o genitales, comer alimentos ricos en el aminoácido LYSINE puede ayudar a suprimir los brotes según Michele Picozzi, autora del libro "Controlling Herpes Naturally". Picozzi señala que los alimentos buenos para el herpes incluyen al pollo, pescado, verduras, fríjoles y huevos. Para el VIH que causa SIDA, una dieta de buena calidad llena de frutas, verduras, granos enteros y proteína es crucial para impulsar al sistema inmunológico y evitar el desperdicio.

Consideraciones

Aunque comer ciertos alimentos puede ayudar a reducir los síntomas del virus y en algunos casos su duración, si tu enfermedad es tan severa que no puedes comer o beber, o si tienes otros síntomas serios como convulsiones, desorientación o diarrea sanguinolenta, puede que requieras hospitalización en la que los fluidos y nutrición sean administrados por intravenosa. Un virus que requiera hospitalización es más probable con enfermedades virales serias como el virus West Nile y con ciertas poblaciones de riesgo como los adultos mayores, niños pequeños y personas con problemas crónicos de salud. Con la mayoría de virus comunes, como un resfriado o influenza, la enfermedad eventualmente seguirá su curso sin tratamiento médico. Además de una buena nutrición, dormir bien es importante cuando tienes un resfriado o influenza, ya que éste ayuda a tu sistema inmunológico a luchar contra la infección.

Más galerías de fotos



Escrito por shannon george | Traducido por ana maría guevara