¿Comer sodio te hace sudar?

Contrario a la creencia popular, el sodio no debe confundirse con la sal porque los dos tienen diseños químicos completamente diferentes. A diferencia de sodio puro, la sal se compone de una combinación de sodio y cloro. La cantidad de sodio que requiere un individuo depende totalmente de su genética, salud actual y nivel de actividad física. Consulta con tu asesor médico antes de reducir o aumentar drásticamente tu consumo de sodio.

Antecedentes del sodio

El cuerpo requiere una cantidad suficiente de sodio para poder funcionar, éste se encuentra en muchas bebidas deportivas y productos alimenticios. El sodio es un electrolito que no sólo sirve para regular la hidratación dentro de la sangre y las células circundantes, sino también preserva las actividades adecuadas de los nervios y los músculos. Si hay un desequilibrio de sodio, se puede lograr equilibrio ya sea consumiendo más líquidos para diluir el sodio o consumiendo alimentos o bebidas deportivas para reemplazar la pérdida de sodio. Los Centers for Disease Control and Prevention recomiendan una ingesta promedio de sodio para los niños mayores de dos años y los adultos no debe exceder 2.300 mg al día, pero esta cifra es también depende del nivel de actividad física.

Antecedentes del sudor

La sudoración, también conocida como transpiración, es definida por el sitio web de los Institutos Nacionales de Salud Medline Plus como "la liberación de un líquido salado a través de las glándulas sudoríparas del cuerpo". Aunque la investigación no es suficiente para correlacionar los niveles de sudor con la ingesta de sodio, Medline Plus dice que un incremento en la transpiración de un individuo puede estar conectada a su número de glándulas sudoríparas, genética, consumo de alcohol o cafeína, medicamentos y actividad física o las temperaturas cálidas.

Problemas de salud

Tanto una carencia como un exceso de sodio pueden ser perjudiciales para tu salud. Demasiado sodio puede afectar las funciones corporales, tales como inflamación de las células. Esto puede conducir a problemas de salud, como dolores crónicos de cabeza, fatiga, náuseas, convulsiones o disminución de la conciencia. Demasiado sodio puede causar un aumento en la retención de agua, que es la principal causa de la presión arterial alta, insuficiencia renal e Hipernatremia. La función de los riñones es filtrar las toxinas y el exceso sodio del cuerpo. Si hay más sodio del que los riñones pueden filtrar, el sodio se acumula en la sangre, lo que también se conoce como hipernatremia, y puede sobrevenir una enfermedad renal. La hipernatremia puede tratarse mediante el consumo de líquidos en un esfuerzo por restablecer el equilibrio de sodio. Si no se trata, una alta concentración de sodio en la sangre puede ocasionar confusión, espasmos musculares o la muerte.

Puntos clave

La conclusión es que no hay ninguna relación conocida entre la ingesta de sodio y el nivel de sudoración. Cuánto suda una persona lo determina principalmente la genética, la temperatura corporal y la actividad física. Aunque los niveles de sodio y la cantidad de sudor están completamente desconectados, los niveles de sodio aun así deben controlarse, especialmente si tienes problemas de salud o participas en actividades físicas extenuantes.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie lee | Traducido por jorge escobar