¿Pueden comer semillas de chía las mujeres embarazadas?

Hay buenas noticias para las preocupadas futuras madres: Puedes agregar las semillas de chía a la lista de alimentos "seguros" durante el embarazo. La chía es una semilla versátil que contiene muchos nutrientes claves importantes para un embarazo saludable. De hecho, sólo 2 cucharadas de éstas proporcionan casi todas las calorías diarias adicionales y los nutrientes necesarios durante las primeras etapas del embarazo.

Datos sobre la chía

Las semillas de chía (Salvia hispanica) se derivan de una planta de la familia de la menta. Aunque son relativamente nuevas en la dieta estadounidense, eran un alimento básico en la dieta de los antiguos aztecas. Este antiguo alimento ha encontrado su camino a los estantes de muchas tiendas de comestibles y se puede incorporar fácilmente en un plan de alimentación saludable para el embarazo hoy en día.

Nutrición en el embarazo

Las semillas de chía son uno de los pocos alimentos que contienen todos los nutrientes importantes para un embarazo saludable, por lo que es realmente un súper alimento. Las mujeres embarazadas deben consumir calorías adicionales para ayudar en el fortalecimiento de su propio cuerpo, así como en el crecimiento del bebé. Las necesidades de proteínas y calcio son mayores durante el embarazo para el desarrollo de los tejidos y el crecimiento óseo. El hierro también es un importante mineral que se debe consumir durante el embarazo debido a que los volúmenes de sangre de la madre y el bebé están en aumento. Encontrar alimentos que cumplan con todos estos requisitos nutricionales puede parecer una tarea de enormes proporciones, pero no es tan difícil lograrlo, añadiendo en tu dieta una sola porción de semillas de chía.

Beneficios de la chía para el embarazo

Dos cucharadas de estas pequeñas semillas suponen un gran impacto nutricional, proporcionando 138 calorías, alrededor de 8,5 gramos de grasa (sobre todo ácidos grasos omega-3), 4,5 gramos de proteína, 11 gramos de hidratos de carbono y 9 gramos de fibra. Éstas también son una buena fuente de calcio, hierro y vitamina A. Una porción de semillas de chía proporciona a una mujer embarazada más de un 15% de sus necesidades de proteínas, más de un tercio de la fibra diaria que necesita y casi todas las calorías adicionales que requiere para el primer trimestre.

Sugerencias para usar semillas de chía

Las semillas de chía se venden principalmente en su forma cruda y seca. También se pueden encontrar en muchos alimentos envasados, como panes, cereales, barras de granola y galletas saladas. Éstas tienen un suave sabor a nuez, por lo que son un delicioso complemento para muchos alimentos. Conseguir un impulso nutricional durante el embarazo puede ser tan simple como agregar una porción de semillas de chía a tus comidas y meriendas diarias. Espolvorea las semillas en el cereal, yogur o en las ensaladas. Trata de mezclarlas en panes, barras y batidos para dar a tus comidas un bono nutricional.

Consideraciones especiales para futuras madres

A pesar de los beneficios nutricionales de las semillas de chía, las opiniones entre los médicos varían sobre si las mujeres embarazadas deben comerlas y, si es así, por cuánto tiempo. Antes de agregar cualquier nuevo alimento a tu dieta, consulta con tu proveedor de cuidado prenatal para asegurarte de que las semillas de chía sean una buena opción para ti y tu plan de alimentación equilibrada.

Más galerías de fotos



Escrito por shannan bergtholdt | Traducido por patricia a. palma