Cómo comer sano y perder peso con un presupuesto bajo

No tienes que pagar mucho dinero para invertir en tu salud. Con un poco de creatividad y una planificación cuidadosa, se puede seguir una dieta saludable y perder peso con un presupuesto muy ajustado. Dale prioridad a la buena nutrición y al fitness, y la recompensa será grande. La reducción del riesgo de enfermedad y una mejor calidad de vida son los dividendos de la pérdida de peso. Consulta a tu médico antes de cambiar tu dieta y hábitos de salud.

Diario de alimentos

Una gran cantidad de programas de dieta caros empiezan con una evaluación de tus hábitos alimenticios. Puedes hacer un inventario por tu cuenta mediante el mantenimiento de un diario de alimentos. Lleva contigo una pequeña libreta en tu maletín o bolso y anota todo lo que comes, el momento en que lo comes y el estado de ánimo. Después de dos semanas, consúltalo y busca tendencias. ¿Comes mucho en las comidas o consume la mayor parte de tus calorías en bocadillos? ¿Eres un comedor de estrés o sigues patrones predecibles? Establece metas basadas en las conclusiones del diario. Por ejemplo, puedes decidir limitarte a una sola porción en las comidas y sólo comer dos bocadillos al día.

Planeamiento

Si confías en las comidas de dieta pre-envasadas ​​y los paquetes de aperitivos de porciones individuales, gastarás un montón de dinero en el supermercado. En su lugar, siéntate y haz un menú que incluya platos sencillos pero nutritivos que se puedan cocinar en casa. Es posible que desees incluir recetas de cocción lenta para que puedas mezclar los ingredientes en la mañana y regresar a casa y tener una comida caliente en la noche. Escribe una lista de compras basada en tu menú, así no tendrás la tentación de hacer compras impulsivas en la tienda.

Compra inteligente

Una de las maneras más fáciles para frenar tus gastos de comestibles es limitar ek perímetro de la tienda, donde encontrarás los productos, pan, carne, aves de corral y productos lácteos. Busca frutas y verduras que estén en temporada, ya que serán menos costosas. Otra opción económica es usar productos congelados. La carne puede ser cara, así que considera hacerte vegetariano algunas noches cada semana. Almacena granos secos a granel para su uso en guisos o sopas sabrosas. La pasta y el arroz son los dos hidratos de carbono de bajo costo, pero compra pasta de grano entero y arroz integral, que son altos en fibra.

Mantente en movimiento

El ejercicio regular es una parte integral del éxito en la pérdida de peso sostenible. No tienes que gastar dinero en un gimnasio. La jardinería, caminar, trotar, e incluso jugar con tus hijos en el parque, son actividades que queman calorías y aumentan el ritmo cardíaco. También puedes preguntar si se ofrecen clases gratuitas de fitness en el hospital local.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por mariana van der groef