Cómo comer saludable los días en los que no haces ejercicio

Comer saludable es el componente clave para cualquier plan de ejercicio, especialmente cuando tu meta es perder peso. Tomar días de descanso en ciertos intervalos durante la semana le da a tu cuerpo la oportunidad de recuperarse mientras se vuelve más fuerte. Pero una pérdida de peso exitosa significa continuar tu plan alimenticio incluso cuando no haces ejercicio. Una dieta equilibrada con el consumo apropiado de calorías es clave para el éxito a largo plazo.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Reduce los carbohidratos en los días de descanso. Los carbohidratos saludables te dan energía para cumplir tus metas de ejercicio, pero en los días en los que descansas, reducir su cantidad puede ayudarte a mantener o a continuar quemando calorías de grasa para perder peso. Según Health.com, una dieta saludable de 2.000 calorías contiene alrededor de 250 gramos de carbohidratos complejos cada día. Esto provee del 40% al 50% de la energía requerida para hacer ejercicio moderado durante las primeras etapas de un programa de ejercicio. Reducir este número por 50 a 100 gramos cuando no haces ejercicio te ayuda a alcanzar tus metas más rápido.

  2. Concéntrate en comer proteína magra como pescados, aves de corral y huevos, los que te dan energía duradera entre comidas y ayuda a reducir los picos de azúcar en la sangre. Comer algo de proteína magra en cada comida en tus días de descanso le da a tu cuerpo lo que necesita para reconstruir el músculo magro y recuperarte por la actividad vigorosa. U.S. News Health and Wellness recomienda comer proteína en las tres comidas para ayudarte a comer menos en general, especialmente cuando no haces ejercicio. Comenzar el día con un desayuno rico en proteína puede ayudarte a comer hasta 200 calorías menos a lo largo del día.

  3. Aumenta tu consumo de verduras y legumbres nutritivas. Los dietistas deportivos Bethanie Allanson y Benita Lalor de la Australian Sports Commission señalan el importante rol que las vitaminas y minerales de las frutas y verduras tienen en la recuperación del ejercicio vigoroso. Las verduras de hojas verde oscuro son ricas en hierro. Las frutas y verduras rojas y naranja proveen beta caroteno y otros antioxidantes y reducen la inflamación. Los frijoles y verduras secas son una fuente de proteína baja en grasa con mucha fibra saludable para bajar el colesterol y mejorar la digestión.

Consejos y advertencias

  • Toma por lo menos de seis a ocho vasos de agua los días en los que haces ejercicio y en los que descansas.
  • Revisa siempre con tu médico antes de comenzar cualquier rutina de ejercicio o plan alimenticio.

Más galerías de fotos



Escrito por patti richards | Traducido por ana maría guevara