¿Puedo comer salmón durante el embarazo?

Puedes haber oído que los contaminantes hacen que el pescado no sea apto para el consumo durante el embarazo, pero el salmón es una excepción. Este pescado azul es una fuente rica de ácidos grasos omega-3, que promueven el desarrollo neurológico y visual para el bebé y puede reducir el riesgo de parto prematuro y preeclampsia, informa la American Pregnancy Association. Además, el salmón es una fuente saludable de proteínas y vitaminas. Al igual que con todas las cosas, la moderación es la clave. Limítate a dos porciones de 6 onzas de salmón a la semana para cumplir con las directrices de la American Pregnancy Association.

Las preocupaciones por el mercurio

Algunos tipos de pescado contienen altos niveles de mercurio. Consumido en exceso, el mercurio puede causar daño cerebral fetal y puede afectar a la visión y la audición de tu bebé. Afortunadamente, el salmón está en la lista de los peces con los niveles de mercurio más bajos posibles y es seguro para el consumo durante el embarazo, según la Asociación Americana del Embarazo.

Preparación

Aunque el salmón es seguro para comer durante el embarazo, se debe evitar las preparaciones crudas, como el sushi, ya que el pescado crudo puede contener parásitos o bacterias dañinas. Cocina, asa o bien hornea los filetes de salmón y sirve con una guarnición de arroz y verduras para una comida nutritiva. El salmón en conserva es una opción menos costosa. Combina una ensalada fresca con salmón en lata o mezcla el pescado con migas de pan de grano entero y huevos para hacer una hamburguesa de salmón.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por carlos alberto feruglio