¿Puedo comer queso Requesón durante el embarazo?

Algunos tipos de quesos blandos no son seguros para el consumo durante el embarazo ya que pueden contener una bacteria llamada listeria. Una infección con esta bacteria, llamada listeriosis, ocasiona síntomas leves similares a la gripe en la madre. La listeriosis tiene consecuencias más graves para el feto en desarrollo y puede resultar en aborto involuntario o muerte fetal. Afortunadamente, el requesón pasteurizado no plantea ningún riesgo durante el embarazo y puede ser parte de una dieta saludable.

Beneficios

El queso requesón es una excelente fuente de calcio -un mineral esencial para los huesos de tu hijo por nacer y para el desarrollo de los dientes. Además, el queso requesón tiene 14 gramos de proteína por porción de media taza. Una dieta rica en proteínas evitará el hambre y te ayudará a pasar tu embarazo sin ganar demasiado peso. Éste contiene una larga lista de otros nutrientes saludables, incluyendo ácido fólico, fósforo, potasio, vitamina A y vitamina D.

Consideraciones

Mientras que el queso requesón es relativamente nutritivo, también es de alta densidad energética. Una porción de media taza de requesón parcialmente descremado tiene 170 calorías, así que ten cuidado de ejercer el control de porciones. Evita el requesón con la leche entera, que tiene un contenido de grasa pesada. Limita tu consumo de requesón y otros quesos si estás en una dieta baja en sal debido a la hipertensión relacionada con el embarazo. Una sola porción de queso requesón tiene 123 miligramos de sodio.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por maría j. caballero