¿Puedo comer queso gorgonzola durante el embarazo?

Si estás embarazada, es probable que desees tomar todas las precauciones para asegurarte que tu bebé sea saludable. Descubrirás que hay una serie de pautas con respecto a tu dieta, la suplementación, el régimen de ejercicio y la exposición a ciertos químicos o bacterias. Ya que se descubren nuevas informaciones acerca de cómo los alimentos y bebidas pueden afectar el embarazo, estas directrices son a veces actualizadas o modificadas. Esto puede ser confuso, pero puedes permanecer en el lado seguro mediante la práctica de la moderación y la cautela en tus hábitos alimenticios. Los quesos blandos y semi-blandos como el gorgonzola son los alimentos que debes discutir con tu médico si estás embarazada.

Historia

Los quesos blandos se convirtieron por primera vez una causa de preocupación en la década de 1980, cuando se asociaron con un brote de listeriosis, una enfermedad causada por la bacteria listeria. Según Elliot T. Ryser y Marth Elmer H. en su libro, "Listeria, Listerosis and Food Safety", el brote más importante de listeriosis se produjo en 1985 en Los Angeles. El brote que se produjo en el transcurso de ocho meses incluyó 142 casos de listeriosis, 93 de los cuales eran mujeres embarazadas. Entre las mujeres embarazadas, hubo una tasa de mortalidad del 32 por ciento. Todos estos fueron muertes fetales o muertes neonatales. Un tipo de queso blando estilo mexicano se sospecha que fue la causa, señalaron Ryser y Marth.

Teorías y especulaciones

De acuerdo con Baby Center, el enlace entre los quesos blandos y la infección por Listeria se relaciona con el uso de la leche no pasteurizada en la producción del queso. También conocida como la leche "cruda", la leche sin pasteurizar puede portar la bacteria listeria monocytogenes, así como otros organismos que causan enfermedades. Las mujeres embarazadas tienen 20 veces más probabilidades de infectarse por listeria que otros adultos, informa Baby Center. También debes evitar la leche no pasteurizada y otros productos lácteos elaborados de ella.

Tipos

Según la American Pregnancy Association, hay varios tipos de quesos blandos que pueden aumentar tu riesgo de infección por listeria. Estos quesos son el brie, camembert, roquefort, feta, gorgonzola y quesos estilo mexicano que incluyen queso blanco y queso fresco. Debes hablar con tu médico antes de consumir alguno de estos quesos durante el embarazo. Debido a que la listeria puede atravesar la placenta cuando entra en tu cuerpo, puede infectar a tu bebé y causar envenenamiento de la sangre, informa la American Pregnancy Association.

Conceptos erróneos

En base a las diversas advertencias sobre el gorgonzola y otros quesos semi-blandos y suaves, muchas mujeres embarazadas sienten que deben evitar completamente estos quesos. En efecto, si estos quesos suaves están hechos con leche sin pasteurizar, debes evitarlos. Sin embargo, los Centers for Disease Control and Prevention establece que puedes comer quesos blandos si sus etiquetas indican que están pasteurizados. Las versiones pasteurizadas de algunos de estos quesos, incluyendo el gorgonzola.

Consideraciones

La opinión general sobre el consumo de quesos blandos durante el embarazo parece ser la de tener suma cautela y evitar los productos no pasteurizados. Además de evitar estos alimentos por completo probablemente sería el enfoque más seguro, puedes disfrutar de productos de quesos suaves pasteurizados con moderación durante el embarazo. Una simple regla de oro sería evitar los productos lácteos no pasteurizados mientras estás embarazada. También debes discutir este tema con tu médico y prestar atención a tus recomendaciones dietéticas para tu embarazo.

Más galerías de fotos



Escrito por jennifer byrne | Traducido por gabriela nungaray