Cómo comer queso feta durante el embarazo

Feta es un queso blando que no es recomendable durante el embarazo debido a la posibilidad de contraer listeriosis. Según la American Pregnancy Association, la listeria es una bacteria que puede contaminar los alimentos mientras son preparados. Las mujeres embarazadas son susceptibles debido a su sistema inmunológico debilitado. También puede atravesar la placenta y causar un aborto involuntario si el bebé se infecta. Otras complicaciones incluyen parto prematuro y muerte fetal si la infección no es tratada.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

    Durante tu embarazo debes comer alimentos que sean seguros para ti y tu bebé

  1. Compra únicamente queso feta elaborado con leche pasteurizada. La pasteurización mata a la listeria y otras bacterias que podrían ser perjudiciales para la madre y el bebé. Dra. Larissa Hirsch explica en la página web Kids Health que cualquier queso elaborado con leche pasteurizada se considera seguro durante el embarazo. Feta a base de leche pasteurizada se puede consumir en ensaladas, pizzas o como desees.

  2. Prepara el queso feta sin pasteurizar en un plato muy cocido. De acuerdo con Ohio State University, cocinar a 158 grados Fahrenheit durante al menos dos minutos matará la listeria. Puedes comprobar la temperatura de tu plato insertando un termómetro de carne en diferentes puntos para asegurarte que múltiples áreas hayan llegado a esa temperatura.

  3. Derrite el queso feta, colocándolo en un gran tazón de vidrio sobre una olla de agua hirviendo, evitando que el tazón toque el agua. El calor del vapor derretirá el queso feta. Haz ésto hasta alcanzar los 158 grados, para que el queso feta sea seguro para comer. Puedes utilizarlo como salsa para las verduras, en tortillas o en cualquier alimento que desees.

Más galerías de fotos



Escrito por amber canaan | Traducido por barbara obregon