¿Comer pizza es saludable?

La pizza es una alimentación fácil y querida por la gente de todas las edades. Con opciones congeladas, de delivery, de comida para llevar, horneada en casa y gourmet, la pizza se adapta a casi cualquier ocasión. Si bien una satisfacción ocasional en una pizzería comercial está bien, si se trata de una característica regular en tu dieta, puedes desear reconsiderar tus opciones. La pizza puede ser una opción saludable, si evitas las versiones la grasosas, de harina refinada y de carne procesada.

Grasa y calorías


Una rebanada típica de 14 pulgadas (35.56 cm) de pizza de queso con corteza normal contiene entre 250 y 350 calorías y 10 y 17 gramos de grasa.

Los fabricantes de pizza comerciales, desde las cadenas de restaurantes hasta las versiones congeladas de supermercados, ofrecen una variedad casi infinita de corteza, queso y combinaciones de ingredientes. Una rebanada típica de 14 pulgadas (35.56 cm) de pizza de queso con corteza normal contiene entre 250 y 350 calorías y 10 y 17 gramos de grasa. Añade salchichones, salchicha y corteza rellena de queso y aumentas tu consumo de calorías y grasa a casi 500 calorías por rebanada con 26 gramos de grasa. Las pizzerías "gourmet" que ofrecen pizzas individuales más pequeñas no mejora mucho con las pizzas que contienen entre 1.400 y 1.700 calorías y 30 gramos de grasa cada una. Comer demasiadas calorías puede causar aumento de peso. El alto contenido de grasa en estas pizzas viene en gran parte de las grasas saturadas, el exceso de las cuales pueden aumentar tu riesgo de desarrollar enfermedades del corazón.

Preocupaciones de sodio


Además de ser altas en calorías y grasa, las pizzas comerciales tienen un alto contenido de sodio con 500 a 700 miligramos por porción.

Además de ser altas en calorías y grasa, las pizzas comerciales tienen un alto contenido de sodio con 500 a 700 miligramos por porción. Las pizzas congeladas a menudo contienen más de 900 miligramos de sodio por porción. El Institute of Medicine recomienda mantener la ingesta de sodio por debajo de 1.500 miligramos. La satisfacción de la pizza para llevar o la congelada causará que te excedas en este objetivo con regularidad, lo cual conduce a la retención de líquidos y el aumento de riesgo de presión arterial alta.

Opciones más saludables


También pide una pizza con ingredientes vegetales adicionales y evita ingredientes de carne tanto como sea posible.

Para hacer tu experiencia de comer pizza más saludable, pide menos queso en tu porción. También pide una pizza con ingredientes vegetales adicionales y evita ingredientes de carne tanto como sea posible. Si estás comprometido con la carne, el jamón o el pollo son las opciones más saludables. Si puedes encontrar un restaurante que ofrezca corteza de grano entero, pídela. De lo contrario, mantente con la corteza delgada para minimizar el consumo de harinas blancas refinadas, que ofrecen poca fibra y puede subir tus niveles de azúcar en sangre, lo cual lleva a los antojos y a comer en exceso.

Casera


Puedes hacer versiones caseras que satisfagan tus antojos y necesitas comer una dieta más saludable.

Limitar la ingesta de pizzas comerciales no significa que tengas que evitar la pizza por completo. Puedes hacer versiones caseras que satisfagan tus antojos y necesitas comer una dieta más saludable. En cualquier receta de masa de pizza, sustituye la harina de trigo integral por la mitad de la harina blanca para hacer una corteza más nutritiva. Realiza tu propia salsa baja en sodio usando puré de tomate sin sal añadida, condimento italiano, ajo picado y una pizca de sal marina. Cubre con mozzarella parcialmente descremada y verduras asadas o a la parrilla. Métela en un horno caliente y cocina hasta que la masa esté crujiente y el queso derretido. También puedes hacer versiones rápidas de pizza saludable usando panecillos ingleses de trigo integral o pan de pita como corteza. Remata la corteza con unas rodajas de tomate fresco, ajo picado y una pizca de sal. Cubre con mozzarella parcialmente descremada y queso parmesano rallado. Derrite en la parrilla y agrega hojas de albahaca fresca antes de servir.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por mariano abrach