Cómo comer piña durante la lactancia

Las frutas y verduras son una parte importante de tu dieta, y sobre todo cuando estás amamantando, ya que proporcionan nutrientes esenciales para mantenerte saludable y contribuir al crecimiento de tu bebé. La piña, rica en fibra y vitamina C, es una buena opción, especialmente cuando estás amamantando. Sin embargo, dado que tu bebé lactante come todo lo que tú comes, y que los niños están particularmente en alto riesgo de contraer enfermedades de origen alimentario, deberás tomar algunas precauciones para asegurarte de que tu piña es segura.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Jabón de mano
  • Pileta de la cocina limpia
  • Tabla de cortar
  • Cuchillo

Instrucciones

  1. Lávate las manos con agua y jabón, luego enjuaga bien la piel de una piña entera con agua corriente. Aunque no comas la cáscara de piña, el enjuague es importante, ya que los microbios pueden transferirse desde la piel de la piña hacia su pulpa durante el corte. Saca la piel, corta la piña en trozos y guárdalos en un recipiente de plástico limpio y hermético dentro del refrigerador.

  2. Evita la piña fresca pre-cortada, particularmente la que ofrecen en mercados de granjeros y los puestos ambulantes, a menos que las vayas a cocinar. No tienes forma de saber cuáles son los procedimientos de saneamiento que se utilizaron durante el corte. En cambio, puedes elegir piña en conserva o congelada. El proceso de calentamiento utilizado en las conservas mata a los microbios; la piña congelada debe ser lavada durante el proceso.

  3. Revisa los envases de jugo de piña y selecciona únicamente los que dicen que se hayan sometido a pasteurización. Según la U.S. Food and Drug Administration, hay una relación entre los brotes de enfermedades y los zumos de fruta no pasteurizados. Aunque la mayoría de los jugos no pasteurizados están legalmente obligados a llevar una etiqueta de advertencia, los que se venden en mercados de granjeros no la tienen, por lo que debes evitarlos.

  4. Refrigera toda la piña. Incluso si la cocinas en platos como cerdo a la piña, el ácido naturalmente presente en la piña no detendrá el crecimiento de microbios peligrosos. Todas las sobras se deben colocar en la nevera dentro de las dos horas de cocción.

Consejos y advertencias

  • Una nutrición adecuada ayuda a las mamás nuevas a lidiar con los cambios hormonales que se producen poco después de dar a luz y ayuda a disminuir el riesgo de depresión posparto grave.
  • Evita las piñas con puntos blandos, aroma agrio o manchas de color. Todos estos son signos de deterioro.
  • Si debes manipular alimentos en mal estado para deshacerte de ella, usa guantes y luego lávate las manos.

Más galerías de fotos



Escrito por melanie greenwood | Traducido por elizabeth funes