¿Qué pueden comer las personas con diabetes tipo 2?

Escuchar el diagnóstico de que padeces diabetes puede ser aterrador para cualquiera. Tratar de planear comidas que no eleven tu nivel de azúcar a la estratosfera puede parecer desalentador, pero no temible. No tienes que gastar muchísimo dinero en alimentos especiales. Una dieta para diabéticos es simplemente una dieta saludable y bien balanceada.

Una cuestión de equilibrio

Los carbohidratos aumentan el azúcar en la sangre y por lo tanto requieren de mayor atención cuando se tiene diabetes. Pero es simplemente una cuestión de equilibrio entre los carbohidratos que comes durante todo el día para evitar picos y valles en tu nivel de azúcar en la sangre. La American Diabetes Association recomienda comenzar con 45 a 60 gramos de carbohidratos en cada comida. Los carbohidratos incluyen frutas, productos lácteos, granos, frijoles, legumbres y vegetales con almidón, como papas, maíz (corn), guisantes (peas) y calabazas. Otras verduras como las zanahorias, espinacas, brócoli y los tomates tienen muy pocos carbohidratos y por lo general no afectan al azúcar en la sangre, así que asegúrate de incluir muchos de ellos en tu dieta. Una porción de carbohidratos es igual a cerca de 15 gramos -equivalentes a una pequeña pieza de fruta, una rebanada de pan o tortilla o 1/2 taza de frijoles o vegetales con almidón. Un dietista certificado o educador certificado en diabetes puede ayudarte a determinar la cantidad exacta de carbohidratos que necesitas.

El poder de las proteínas

Los alimentos con proteínas no aumentan el azúcar en la sangre, pero las excepciones incluyen la carne o pescado empanizados, frijoles, legumbres y alimentos ricos en proteínas de origen vegetal, como las hamburguesas vegetarianas. Los frijoles secos y las legumbres se consideran proteínas y alimentos ricos en carbohidratos. La American Diabetes Association recomienda consumir alrededor de 2 a 5 onzas de proteína en cada comida. Elige cortes magros de carne, quítale la piel a las aves de corral y cocina alimentos ricos en proteínas con tan poca grasa como sea posible para reducir tu consumo de grasas. La ADA sugiere incluir frijoles en varias comidas a la semana como una buena fuente de proteínas bajas en grasa y fibra.

La verdad sobre las grasas

Las grasas tampoco elevan el azúcar en la sangre y pueden agregar sabor y nutrientes importantes a tu dieta si eliges grasas saludables. La ADA incluye a las grasas monoinsaturadas, poliinsaturadas y omega-3 como grasas saludables. Los alimentos como nueces (nuts), semillas, aguacates, aceites vegetales, aceitunas y pescados grasos contienen este tipo de grasas. La ADA recomienda comer pescado sin freír dos o tres veces a la semana. Evita las grasas saturadas y trans y limita la ingesta de colesterol a menos de 200 miligramos por día. Tu ingesta total de grasas debe ser de 20% a 35% de tus calorías o menos.

Para los golosos

El hecho de tener diabetes no significa que no puedes comer postres nunca más en tu vida; sin embargo, es necesario planificar con cuidado para que el azúcar en tu sangre no se salga de control. Reserva los postres para ocasiones especiales y mantenlos en porciones pequeñas. Si decides comer un postre, cámbialo por otro alimento en la comida que tenga más o menos la misma cantidad de carbohidratos. Por ejemplo, si quieres un pedazo de pastel después de la cena, sáltate las papas, o si deseas una galleta en el almuerzo, no ingieras la fruta. Utilizar las listas de sustituciones es una buena manera de aprender incluso los intercambios que puedes hacer. La mejor manera de evitar los dulces no es tenerlos cerca, pero ten en cuenta que puedes disfrutar de ellos de vez en cuando.

Más galerías de fotos



Escrito por kristin mortensen | Traducido por tere colín