¿Puedo comer moras silvestres?

Las moras (blackberries) silvestres crecen en las regiones occidental y oriental de los Estados Unidos en los climas cálidos. La mora es similar en apariencia y en relación a la frambuesa (raspberry). Cuando están maduras, son de color púrpura oscuro y regordetas. Recogerlas en la naturaleza es a la vez un pasatiempo tentador y gratificante de temporada.

Identificar

Al recoger moras (blackberries) silvestres, el primer paso es encontrarlas. Las moras tienden a crecer a lo largo de las carreteras y a los lados de los ríos y arroyos, en campos abiertos y ocasionalmente en las zonas boscosas. Florecen con flores blancas y rosas en la primavera y la fruta madura a mediados o a finales de verano. La mora es una fruta polidrupa que tiene un conjunto de piezas de fruta agregados unidas para formar cada baya (berry). Ninguna fruta polidrupa se considera tóxica, según la revista "Mother Earth News". Asegúrate de una guía con fotografías para identificar la fruta antes de comerla.

Ten cuidado de los pesticidas

Uno de los peligros de recoger bayas (berries) silvestres es cuando la fruta ha sido rociada recientemente con pesticidas. La evidencia del uso reciente de plaguicidas es una línea limpia de vegetación muerta en o cerca del arbusto. Si el área se ve como el follaje muerto hace poco, encuentra un arbusto de moras diferente.

Animales

Los animales salvajes y moras (blackberries) silvestres a menudo se encuentran en los mismos lugares. Para evitar encuentros desagradables y potencialmente peligrosos, haz ruido para que los animales huyan.

Nutrientes

Come las moras poco después de recogerlas, porque la fruta es perecedera. Son buenas para ti, proporcionando una buena cantidad de antioxidantes que protegen las células del cuerpo del daño de los radicales libres. Una porción de 3.5 oz también proporciona 21 g de vitamina C, o 30% del valor diario de la FDA, 196 mg de potasio, o 6% de la cantidad que necesitas cada día, y sólo 52 calorías.

Más galerías de fotos



Escrito por tara carson | Traducido por maría florencia lavorato