¿Está bien comer miel durante el embarazo?

Si estás embarazada, probablemente te sentirás muy protectora de tu bebé que está por nacer. Puedes preocuparte de que el hecho de beber refresco de dieta, consumir mercurio en el pescado o incluso teñir el cabello podría afectar negativamente tu embarazo. Dado que Centers for Diases Control and Prevention advierte que los niños menores de 1 año de edad no deben consumir miel, también puedes preguntarte si el consumo de la miel podría hacerle daño a tu bebé en desarrollo. Afortunadamente, si te gusta la miel, hay buenas razones para seguir consumiéndola durante el embarazo.

Beneficios de la miel

La miel, una sustancia alimenticia compuesta principalmente de fructosa, glucosa y otros azúcares, ofrece una variedad beneficios nutricionales y de salud. Estimula el funcionamiento del sistema inmunológico, ayuda a que las quemaduras y heridas menores sanen más rápido, alivia los dolores de garganta y reduce la acidez estomacal neutralizando el ácido estomacal. Estas propiedades antibacterianas y antioxidantes pueden resultar de las cantidades de al menos 181 sustancias diferentes, incluyendo vitaminas, minerales, aminoácidos y enzimas, que la miel contiene.

Riesgo de la miel

A pesar de sus beneficios para la salud, la miel puede suponer un riesgo para los niños menores de 1 año de edad. Aproximadamente el 10 por ciento de las muestras de miel contienen esporas de botulismo, informa el Dr. Alan Greene. En el sistema digestivo inmaduro de un bebé, estas esporas, que son muy difíciles de eliminar, pueden convertirse en bacterias que producen la toxina botulínica, el veneno que causa botulismo en el lactante. El período de mayor riesgo para los niños es entre 2 y 4 meses, aunque los bebés más jóvenes y mayores también pueden verse afectados. Mientras que algunos casos de botulismo infantil son leves, la enfermedad a veces puede ser fatal.

Miel y embarazo

Las mujeres embarazadas pueden comer miel sin problemas. El intestino de un adulto es más ácido que el de un bebé y contiene bacterias beneficiosas que impiden que las esporas se conviertan en bacterias que causen el botulismo. Los adultos, incluyendo las mujeres embarazadas, son frecuentemente expuestos a las esporas de botulismo sin enfermarse. Dado que las esporas del botulismo presentes en la miel serán eliminadas en los intestinos de una mujer embarazada, no pueden llegar a su torrente sanguíneo y transmitirse a tu bebé.

Miel pasteurizada

Algunos médicos recomiendan que las mujeres embarazadas eviten la miel no pasteurizada para reducir su riesgo de exposición a esporas del botulismo. Sin embargo, la pasteurización no necesariamente eliminará todas las esporas de botulismo en la miel, ya que las esporas pueden sobrevivir incluso si se hierven durante varias horas. La pasteurización de la miel también puede dañar las frágiles enzimas y otras sustancias beneficiosas que la miel contiene, lo que reduce sus beneficios nutricionales y de salud. Dado que tanto la miel pasteurizada como la no pasteurizada puede contener esporas de botulismo, no todos los expertos están de acuerdo en que sea necesario evitar la miel no pasteurizada durante el embarazo.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle johnson | Traducido por dayana trillo