Comer manzanas antes de dormir

Comer algo poco antes de irse a dormir puede provocar dificultades para conciliar el sueño y alterarlo durante toda la noche. Si bien esto es cierto en la mayoría de los alimentos, los alimentos abundantes, pesados, condimentados y grasosos pueden ser más perjudiciales para el sueño que otros. Dado que contienen una serie de vitaminas y minerales promotores de sueño, polifenoles antioxidantes y casi nada de grasa, las manzanas pueden ser justo lo que necesitas para calmar tu hambre nocturna.

Vitaminas y minerales

Las manzanas son una buena fuente de vitamina C y pueden suministrar vitamina B6 y potasio, los cuales pueden promover sueño adecuado. La vitamina C puede ayudar a disminuir la presión arterial, mejorar la respiración y reducir el azúcar de la sangre, lo que te ayuda a relajarte y a respirar correctamente mientras duermes. El potasio actúa como un electrolito mediante la conducción de señales eléctricas a través del cuerpo, ayudando a mantener un latido regular del corazón y también a la conducción de transmisiones nerviosas que promueven la relajación y el sueño. La vitamina B6 puede reducir el estrés y ayudarte a dormir al promover la liberación del neurotransmisor serotonina que mejora el estado de ánimo. Además, es esencial para descomponer las grasas y para el uso de energía, lo que puede contribuir a quemar grasa mientras duermes.

Polifenoles

Los polifenoles de las manzanas son un tipo de antioxidante que se encuentra principalmente en su cáscara. Como tal, el jugo de manzana y otros productos de la manzana elaborados sin la cáscara no pueden tener el mismo contenido en polifenoles como las manzanas enteras. La quercetina es uno de estas sustancias químicas, que ayuda a regular la descomposición de los carbonohidratos y reducir el azúcar en sangre. Esto evita grandes picos de azúcar en la sangre, al permitir que tu cuerpo procese los alimentos lentamente, ayudando a evitar sobretensiones nocturnas de energía. La floricina es otro polifenol regulador del azúcar en la sangre, que ayuda a controlar los niveles de glucosa en sangre durante el sueño.

Fibra y agua

Aproximadamente el 86% de la porción comestible de una manzana de tamaño mediano promedio de 182 g es agua. Una manzana de tamaño mediano también contiene aproximadamente 15% de tu fibra del día, proporcionando en consecuencia mayor espacio lleno dándote sensación de saciedad mientras duermes. La fibra insoluble de la manzana también ayuda a retener agua en tus intestinos. Esto evita idas al baño durante la noche y ayuda a la digestión. La fibra soluble de las manzanas, por otro lado, se descompone en el cuerpo y puede ayudar a reducir los niveles de colesterol en la sangre, lo que redunda en una mejor circulación y sueño con el tiempo.

Calorías, carbohidratos y grasa

Las manzanas no contienen casi nada de grasa y son bajas en calorías, una manzana de tamaño mediano añade únicamente 95 calorías a tu ingesta diaria. Mientras que las manzanas contienen casi el 10% de los carbohidratos diarios, este contenido de hidratos de carbono se deriva principalmente de los azúcares simples y la fibra. Las propiedades de las manzanas que regulan el azúcar en la sangre reducen la liberación de azúcar en el torrente sanguíneo, lo que ayuda a evitar picos de energía mientras duermes. Junto con su alto contenido de fibra, esta lenta descomposición de los azúcares simples que realizan las manzanas las convierte en un buen aperitivo para la sensación de saciedad antes de dormir y permanecer plenos durante toda la noche.

Más galerías de fotos



Escrito por matthew lee | Traducido por tere colín