¿Comer leche y galletas ayuda a mejorar un malestar estomacal?

Un malestar estomacal puede ser causado por muchas cosas: una reacción a los alimentos, una enfermedad, una infección o una reacción a medicamentos son razones las más comunes. Cuando tenías un malestar estomacal cuando eras niño, tu madre puede haberte dado galletas y leche para hacerte sentir mejor. Resulta que este es un viejo remedio casero que de hecho funciona. Aunque comer alimentos sosos no es un tratamiento para la mayoría de los casos de malestares estomacal, puede calmar los síntomas y permite ingerir un poco alimento que permanecerá en tu estómago.

Leche

La leche ayuda mediante el recubrimiento del interior de tu estómago, proporcionando una barrera que podría ayudar a prevenir la irritación que causa el malestar estomacal. También es una bebida de poco olor que es menos probable que desencadene una ola de náuseas como el jugo o el café y proporciona algunas calorías para ayudar a mantenerte nutrido cuando no puedes comer alimentos sólidos. Selecciona una versión baja en grasa, porque los alimentos de alto contenido graso en realidad pueden hacer que tu estómago duela más. Si eres alérgico a la proteína de la leche o intolerante a la lactosa, evítala pues empeorará los síntomas en vez de calmarlos. Si tu malestar estomacal está acompañado de diarrea o si no puedes mantener líquidos transparentes dentro de tu barriga, no intentes beber leche.

Galletas

Las galletas también pueden ayudar a relajar el estómago, pero no cualquier galletas servirá, busca unas galletas llanas hechas con harina blanca refinada. Son muy sosas, así que no hay olor o sabor fuerte que provoque náuseas y se tornan muy suaves en el estómago, así que tienen menos probabilidades de causar irritación. Porque están hechas con harina refinada, son bajas en fibra. La fibra puede empeorar un malestar estomacal y hace que la comida tarde más tiempo en digerir. Sin embargo, los alimentos de harina refinada rápidos de digerir, dejan el estómago rápidamente así que no hay nada que vomitar poco después. Evita las galletas integrales o con sabor, que pueden empeorar los síntomas o provocar vómitos.

Otros alimentos sosos

La leche y galletas no son los únicos alimentos que el estómago puede aguantar. Si no puedes beber leche, prueba una taza de caldo, ginger ale o soda sin gas. Si no hay galletas disponibles, cualquier cosa de harina refinada, como pan o pasta simple. La harina de avena y cereal de trigo caliente están hechas con granos enteros, pero son anodinas y lo suficientemente suaves como para funcionar, aunque tal vez quieras guardarlas para más adelante, una vez que sabes que puedes digerir alimentos de harinas refinadas. Pudín, natillas y conservas de frutas y vegetales son útiles si los síntomas duran por un período prolongado de tiempo. Alimentarse únicamente de leche y galletas durante un período de más de un par de días te deja en riesgo de deficiencias vitamínicas, y las frutas y vegetales pueden ayudar a reemplazar estos nutrientes.

Evitar

Evita los alimentos ricos en grasas como lácteos grasos, alimentos fritos y semillas y frutos secos. La grasa se tarda un tiempo en digerir y puede irritar el estómago aún más. También evite las frutas frescas, crudas y hortalizas, que son altas en fibra y pueden causar gas que puede hacerte sentir peor. Los alimentos picantes o muy olorosos como chucrut, pepinillos, pimientos y ajo pueden desencadenar un ataque de náuseas antes de siquiera dar un bocado y los medicamentos que contengan aspirina e ibuprofeno pueden empeorar los síntomas causando irritación en el estómago.

Más galerías de fotos



Escrito por angela brady | Traducido por paulina illanes amenábar