¿Puedo comer kielbasa mientras estoy embarazada?

Cuando estás embarazada, tienes que ser particularmente cuidadosa acerca de lo que comes. Comer mal podría conducir a una enfermedad transmitida por los alimentos, que puede causar efectos adversos para el bebé, y una dieta alta en grasas o alto contenido de sodio podría aumentar el riesgo de tu hijo de complicaciones en su salud futura. Sin embargo, puedes disfrutar kielbasa con moderación mientras que la cocines a temperatura adecuada antes de comerla y sigas una dieta sana.

Riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos

Las carnes procesadas, como kielbasa y fiambres, a veces pueden estar contaminadas con una bacteria llamada listeria, que puede causar listeriosis. Durante el embarazo, la listeriosis puede conducir al aborto espontáneo, mortinato, parto prematuro o problemas de salud en tu bebé, según el Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades. Sin embargo, cocinar tus kielbasas hasta que les esté saliendo vapor o una temperatura interna de 165 grados Fahrenheit, matará a las bacterias, así que se puedes disfrutar de una porción de kielbasa.

Riesgo de las dietas ricas en sodio

Necesitarás vigilar tu consumo de sodio durante el embarazo, pues consumir demasiado sodio podría aumentar el riesgo de hipertensión arterial, que puede hacerte más propensa a tener un parto prematuro o a tener un bebé con un peso bajo al nacer, según MedlinePlus. Consumir demasiado sodio durante el embarazo también puede conducir a cambios en el desarrollo de los riñones de tu bebé, lo que genera más probabilidades de desarrollar hipertensión arterial posteriormente en la vida, según un estudio publicado en el "Diario estadounidense de fisiología – Fisiología renal" en agosto de 2011. Cada porción de 2 onzas (56,6 g) de kielbasas provee 672 miligramos de sodio, o 28% del límite diario recomendado.

Riesgos de una dieta alta en grasas

Comer demasiados alimentos grasos puede conducir al aumento excesivo de peso durante el embarazo. El sobrepeso aumenta tu riesgo de parto prematuro, diabetes gestacional, hipertensión arterial y necesidad de una cesárea. Una ingesta alta en grasas puede también hacer más probable que tu hijo desarrolle diabetes o hígado graso más adelante en la vida, según un estudio preliminar publicado en abril de 2012 en el "Journal de Bioquímica Nutricional". Cada porción de 2 onzas (56,6 g) de kielbasas proporciona casi 10 gramos de grasa, incluyendo 3,5 gramos de grasa saturada, que es del 15% del valor diario de grasa y 17% de los valores diarios de grasas saturadas para quienes siguen una dieta de 2.000 calorías.

Incluir kielbasas en una dieta de embarazo

Aunque la kielbasa es alta en sodio y grasa, no tienes que evitarla por completo durante el embarazo. Es también una buena fuente de vitamina C, proporcionando el 14% de los valores diarios de este nutriente esencial, que actúa como un antioxidante para limitar el daño de los radicales libres dañinos. Sólo cocina bien el embutido, limítate a 2 onzas (56,6 g) de consumo ocasional y vigila la ingesta de otros alimentos altos en grasa o sodio para asegurarte de quedarte dentro de los límites recomendados para el día, no más de 35% de tus calorías de grasa y no más de 2.300 miligramos de sodio por día.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica bruso | Traducido por paulina illanes amenábar