¿Está bien comer huevos escalfados cuando se está embarazada?

En la década de 1980, las bacterias poco conocidas, como la salmonela, pronto ganaron protagonismo gracias a numerosos brotes de intoxicación alimentaria. En el caso de la salmonela, las autoridades rápidamente rastrearon la fuente de la infección a los huevos. Desde entonces las nuevas directrices de seguridad alimentaria han sido formulados para minimizar el riesgo para los consumidores. Esto es especialmente importante para los niños, ancianos y mujeres embarazadas.

Huevos, nutrición y embarazo

Los huevos son una fuente concentrada de nutrición de alta calidad, lo que los hace valiosos para quienes tienen un elevado requerimiento de necesidades dietéticas, como los atletas, mujeres embarazadas y madres lactantes. Los huevos son especialmente importantes para las mujeres embarazadas, debido a sus altos niveles de colina, un nutriente poco conocido que es crucial para el desarrollo fetal. Dos huevos proporcionan más de la mitad de la ingesta diaria recomendada para una mujer embarazada. Los huevos también son una buena fuente de vitamina D y otros nutrientes.

Huevos y seguridad alimenticia

Los huevos son propensos al deterioro precisamente porque son muy nutritivos. Una vez infectados con bacterias, proporcionan un ambiente casi ideal para el crecimiento microbiano. La USDA recomienda cocinar los huevos no pasteurizados hasta que estén firme en todas partes, mientras que las mezclas de huevo como flanes deben alcanzar una temperatura interna de 160 °F (71 °C) para ser considerados seguros. Cualquier plato que contiene restos de huevos deben recalentarse a 165 °F (73 °C) antes de servir.

Huevos escalfados

El escalfado es un método saludable de preparar los huevos, sin agregar nada de grasa extra, y es a menudo más rápido y más conveniente que hervir huevos con cáscara. Los huevos escalfados también tienen una textura más suave, más agradable que el hervido. No hay ninguna razón para no disfrutar de los huevos escalfados durante el embarazo, siempre y cuando sigas las pautas del USDA al cocinar los huevos hasta que estén firmes en todo.

Yemas suaves

Desafortunadamente, para muchos comensales, el punto central de un huevo escalfado es una yema delicadamente suave, líquida. Hay dos maneras de seguir disfrutando de este placer simple durante el embarazo. La primera es comprar los huevos que han sido pasteurizados en la cáscara. Un método alternativo, descrito por el escritor científico de alimentos Harold S. McGee, es usando huevos normales, pero ten un segundo recipiente con agua cercano a 150 °F (65 °C). Una vez que tu huevo es escalfado, transfiere a la segunda bandeja y espera 15 minutos. El huevo será seguro para consumir, pero la yema se mantendrá suave.

Más galerías de fotos



Escrito por fred decker | Traducido por verónica sánchez fang