¿Se puede comer fondue de queso durante el embarazo?

La delicia francesa fondue de queso implica mojar pan en un pequeño caldero de queso derretido caliente. La mayoría de los quesos duros y pasteurizados no presentan problemas de seguridad para las mujeres embarazadas. Sin embargo, el fondue de queso contiene a veces quesos no adecuados durante el embarazo. Puede tratarse de queso congelado recalentado, lo que puede desencadenar una intoxicación alimentaria. También contiene vino. En general, si no estás segura de la fuente, los ingredientes y el contenido de alcohol de un fondue de queso, evítalo mientras estás embarazada.

Queso

Los quesos duros como el cheddar son generalmente seguros para las mujeres embarazadas. Sin embargo, muchos fondues de queso clásicos utilizan quesos más suaves, como el Camembert, queso fresco, brie, blanco o Roquefort. Todos estos corren el riesgo de intoxicación por alimentos, de acuerdo con expertos de la Colorado State University Extension. En particular, estos quesos pueden provocar la infección listeriosis bacteriana, lo cual puede resultar en daño al niño, incluyendo aborto involuntario. Aunque el fondue calienta los quesos a alto temperatura, puede no ser lo suficientemente caliente como para matar a todas las bacterias. Por lo tanto, evita el fondue de queso, cuando no conozcas qué tipo de queso contiene.

Alcohol y grasa

Una porción de queso fondue podría contener alrededor de 1/4 de taza de vino. La mayor parte del fondue no alcanza una temperatura suficientemente alta para quemar el alcohol. El Centers for Disease Control and Prevention afirma que no hay "cantidad segura" de alcohol durante el embarazo. Así que, aunque se trata de una cantidad relativamente pequeña de alcohol, no tienes ninguna garantía de que no va a dañar al feto. En particular, si has optado por tener una pequeña cantidad de alcohol como una bebida con tu comida, entonces el fondue puede aumentar el nivel de alcohol en general.

Seguridad alimentaria

En algunos casos, el fondue de queso se deja a lo largo de muchas horas y se calienta y se enfría según sea necesario. Esto puede aumentar el riesgo de contaminación bacteriana. La FDA sugiere evitar cualquier alimento que se deja enfriar sin tapar y queda fuera del refrigerador por más de dos horas. Si vives en un clima con temperaturas superiores a 90 grados F, tira la comida después de que haya estado una hora fuera, ya que las bacterias tienden a crecer más rápidamente en tales condiciones. Enfriar y recalentar el fondue de queso es, por lo tanto, nada adecuado durante el embarazo.

Caseína

La mayoría de quesos contienen altas cantidades de la proteína de la leche caseína. Ésta forma una cuajada pegajosa en tu intestino durante la digestión. En general, al cuerpo humano le resulta más difícil de romper que el suero u otras proteínas. Aunque esto podría no ser un problema en condiciones normales, durante el embarazo, estás más propensa al estreñimiento. Comer grandes cantidades de queso podría aumentar las posibilidades de estreñimiento.

Más galerías de fotos



Escrito por peter mitchell | Traducido por enrique alejandro bolaños flores