¿Qué comer antes de un examen físico?

Dependiendo de la razón por la que te sometes a tu examen físico, las instrucciones de tu médico sobre qué comer pueden variar. Sigue las instrucciones de tu médico sobre qué comer antes de tu examen médico. Si sospechas que puedes tener algunos resultados negativos de un examen físico, puedes aumentar las probabilidades de una baja puntuación en varias áreas debido a la ansiedad. Si no recibiste instrucciones específicas de la dieta, puedes tomar medidas para asegurar resultados más positivos.

Regularidad

Si te sometes a un examen físico regularmente, debes mantener tus hábitos alimenticios regulares, para que puedas transmitirle a tu médico cualquier dificultad que puedas estar experimentando. Además de preguntar sobre tus antecedentes familiares, tu médico querrá saber acerca de cualquier problema que puedas tener. Al mantener tu dieta regular, puedes informar sobre trastornos digestivos como la acidez o indigestión que podrían indicar un trastorno más grave. Según Center for Disease Control and Prevention, debes informar a tu médico acerca de los cambios que has experimentado en tus hábitos alimenticios. Los cambios en los hábitos alimenticios podrían indicar una serie de otros problemas de salud.

Maximización

Para maximizar los resultados sanos de un examen físico, debes mantener una dieta sana durante al menos una semana antes de la revisión, de acuerdo con AccuQuote, un sitio dedicado a la información de seguros de vida. Mientras mejores sean tus resultados en varias pruebas, más posibilidades tendrás de obtener tasas de seguro más bajas. Limita tu consumo de sal para mantener una lectura de presión arterial saludable. Evita las comidas con grandes cantidades de azúcar y grasas trans para reducir tus niveles de triglicéridos y considera comer avena todos los días para reducir tus niveles de colesterol.

Detonantes

Evita los alimentos y bebidas que pueden influir negativamente en los análisis de sangre y los niveles de frecuencia cardiaca. El alcohol puede elevar las enzimas hepáticas, por lo que debes evitar el consumo de alcohol durante al menos 72 horas antes de un examen físico. Reduce o elimina la cantidad de cafeína que comas y bebas el día del examen, ya que la cafeína puede causar que tu presión arterial se dispare. No fumes cuando vayas a un examen físico, ya que la nicotina reduce el flujo de sangre a las venas y puede hacer que la extracción de una muestra de sangre sea más difícil. Limita la cantidad de ejercicio que hagas un par de días antes del examen ya que el ejercicio extenuante aumenta la cantidad de proteínas en la orina.

Reduce el estrés

Tanto si vas a un examen físico de rutina o seguimiento después de un procedimiento médico o enfermedad, hacerte un chequeo puede producir estrés y ansiedad. Además de descansar lo suficiente los días previos a tu examen físico, debes aumentar la cantidad de frutas y verduras que se consumen para que tu cuerpo pueda adaptarse de manera sana a la presión adicional, según Military.com. Mantén un nivel de azúcar en la sangre saludable comiendo proteínas magras y porciones adicionales de frutas como plátanos, manzanas y zanahorias. Bebe té de hierbas sin cafeína para ayudar a calmar los nervios. Además, debes aumentar la cantidad de agua que bebas cada día durante una semana o más antes del examen físico para eliminar las toxinas de tu cuerpo que podrían influir en los resultados. Los líquidos también ayudan a prevenir la deshidratación, lo que puede generar ansiedad y fatiga.

Más galerías de fotos



Escrito por linda ray | Traducido por jaime alvarez