Qué comer en una dieta saludable

La dieta sana es un programa alimentario basado en la idea de que la mejor manera de comer es disfrutar los alimentos integrales de manera abundante; lo que significa ingerir alimentos lo más cerca posible de su estado natural, en la medida en que puedas conseguirlos. Esto quiere decir comer frutas y verduras frescas, cereales integrales y proteínas magras en lugar de alimentos procesados o pre-envasados, o comidas rápidas. El compromiso de comer sano involucra reemplazar las grasas saturadas por grasas saludables. Muchas personas que siguen el plan no cuentan calorías, aunque en su lugar confían en los alimentos saludables y de buena calidad nutritiva.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Ingiere frutas y vegetales en abundancia.

    Come frutas y vegetales en abundancia. Elige alimentos frescos y no procesados en lugar de productos enlatados o envasados. Los fanáticos de la comida saludable creen que fuimos diseñados para sobrevivir a partir de frutas y vegetales frescos, y que su procesamiento reduce su valor nutritivo y su contenido de fibras, además de agregar sal, grasas, azúcares y químicos. Elige frutas en lugar de jugos, y, si debes seleccionar un vegetal procesado, siempre es mejor congelado que en lata.

  2. Elige carnes magras.

    Equilibra proteínas y carbohidratos complejos. Incorpora cereales integrales como el arroz integral o mijo en lugar de cereales procesados. Come carnes magras, y elige carnes orgánicas o de animales alimentados a pasto cuando sea posible, ya que estos alimentos por lo general se encuentran libres de pesticidas, hormonas y aditivos. Grilla, asa o cocina tus carnes al vapor en lugar de freírlas.

  3. Evita las bebidas azucaradas.

    Evita los refrescos y las bebidas azucaradas, altas en calorías. Sigue las pautas de la comida saludable, que tiene como objetivo eliminar los azúcares agregados de la dieta. Elige agua o té para tus bebidas, o haz jugo a partir de tus propios vegetales y frutas; disfrútalos sin agregar azúcar o conservantes.

  4. Aporta grasas saludables a tu dieta.

    Cambia grasas malas por grasas saludables. Uno de los aspectos más importantes de la dieta saludable es eliminar las grasas saturadas de la alimentación. Estas grasas pueden aumentar tus niveles de colesterol, e incrementar tu riesgo de ataque cardíaco. Además, deberías evitar las grasas trans, un tipo de grasa procesada que tu cuerpo no puede absorber. Entonces, estas grasas obstruyen las arterias y pueden elevar tu riesgo de enfermedad cardíaca. Disminuye la ingesta de grasas saturadas y trans al evitar la comida rápida y los alimentos procesados, y elige cortes de carne magros. Aporta las calorías de la grasa a partir de alimentos como nueces y pescados grasos.

  5. Opta por lácteos descremados.

    Ingiere varias comidas pequeñas para mantener estables los niveles de azúcar en sangre, y evitar comer de más. Elige bocadillos como nueces, productos lácteos descremados o bajos en grasa, y frutas y vegetales. Ten en cuenta que algunas personas que llevan adelante un estilo de vida saludable no incorporan productos lácteos, mientras que otras adaptan la comida saludable a un estilo de vida vegetariano.

Más galerías de fotos



Escrito por lillian downey | Traducido por sofia elvira rienti