¿Qué puedo comer si soy diabético?

Un error común de la diabetes es que con el fin de controlar el azúcar en la sangre, tienes que revisar completamente tu dieta y renunciar a todos los alimentos que te gustan. Si bien tienes que ser consciente de los alimentos que consumes y hacer algunos pequeños cambios en tu forma de comer, aún puedes disfrutar de una amplia variedad de deliciosos alimentos.

Proteína magra

La proteína es un componente importante de cualquier dieta y, sobre todo en la de los diabéticos. Ésta ayuda a tonificar músculo, a mantener la sensación de saciedad por más tiempo y controlar los niveles de azúcar en la sangre. Cuando se come en combinación con hidratos de carbono, las proteínas prolongan el inevitable aumento en el azúcar en la sangre. Las buenas fuentes de proteínas son las carnes magras como el pollo, pavo y pescado, nueces, mantequillas de frutos secos, huevos, quesos bajos en grasa y yogur.

Carbohidratos de grano entero

Los alimentos que contienen carbohidratos elevan el azúcar en la sangre, ya que se descomponen en azúcares cuando se digieren. Los tres tipos principales de carbohidratos son los almidones, azúcares y fibra. Los almidones se encuentran en las verduras como los guisantes, el maíz y la papa, y en frijoles y granos como la cebada y el arroz. Los azúcares son el azúcar natural que se encuentra en la leche y las frutas y los azúcares añadidos en artículos como galletas, pasteles y alimentos procesados​​. La fibra se encuentra en alimentos vegetales y granos enteros. Como diabético, aún puedes disfrutar de los hidratos de carbono, sólo que debes ser consciente de lo que estás comiendo y establecer un límite máximo de carbohidratos por día. Un dietista registrado te puede ayudar a decidir el mejor límite para ti. Elegir carbohidratos de granos enteros en lugar de los enriquecidos también es importante. Por ejemplo, elige arroz integral en lugar de blanco, pasta de trigo integral en lugar de la regular y granos enteros en lugar de blancos.

Frutas y vegetales

Las frutas y verduras deben ser una parte importante de tu dieta. Éstas no contienen azúcar natural, por lo que pueden afectar tus niveles de azúcar en la sangre, pero cuando se consumen con moderación son una adición saludable. El índice glucémico es un método excelente para ayudar a controlar el contenido de azúcar de las frutas que eliges. Este índice es una medida de cómo un alimento específico va a afectar tu nivel de azúcar en la sangre. Los alimentos con los niveles más bajos, te afectarán menos, así que asegúrate de elegir las frutas y vegetales que son bajos con mayor frecuencia y limitar los de rango más alto en el índice. El pomelo, las manzanas, fresas, uvas, zanahorias y batatas son algunos ejemplos de las frutas y verduras de bajo índice glucémico.

Dulces con moderación

Todo el mundo ama los dulces, como los pasteles, galletas y helados, y esto es por lo general lo primero que viene a la mente de los diabéticos cuando tienen que renunciar a parte de su dieta. La buena noticia es que aún puedes disfrutar de los dulces, con moderación, haciendo unos cambios simples. Elige versiones bajas en azúcar o sin azúcar añadido de tus favoritos, si están disponibles, u opta por hacerlos tú mismo. Puedes sustituir la salsa de manzana sin azúcar o la sucralosa y stevia para reducir el contenido de azúcar en tus recetas favoritas. La clave para incluir los dulces en tu dieta es prestar mucha atención a los tamaños de las porciones y comerlos sólo ocasionalmente.

Más galerías de fotos



Escrito por amanda davis | Traducido por sofia loffreda