Qué comer antes y después de los entrenamientos para perder peso

Trabajas duro durante las sesiones de ejercicio para quemar calorías y tonificar tu cuerpo. Los alimentos que comes antes y después de este período de sesiones de ejercicio deben mejorar aún más tu pérdida de peso, darte energía y evitar que te sientas que te estás privando de algo. Tan importante como comer los alimentos adecuados es comer la cantidad correcta, ya que esto ayudará a evitar que te sientas demasiado lleno o con náuseas antes o después del entrenamiento.

Beneficios

Comer los alimentos adecuados antes y después de tu entrenamiento te puede beneficiar de variadas maneras. Comer antes de hacer ejercicio puede evitar que tu azúcar en la sangre caiga cuando comiences a ejercitar, se asiente el estómago, reduzca el hambre, y le de a tus músculos la energía necesaria para el ejercicio, de acuerdo con Go Ask Alice, un recurso para estudiantes de la Universidad de Columbia. Comer después de hacer ejercicio y beber abundante líquido puede ayudar a reemplazar el glucógeno que pierdes durante el ejercicio, de acuerdo con la Clínica Mayo. El glucógeno se compone de azúcares provenientes de las proteínas y los carbohidratos en tu dieta.

Marco de tiempo

Comer demasiado antes de una sesión de ejercicio puede hacer que te sientas mal del estómago o podría hacer que tu entrenamiento disminuya. Tienes que esperar por lo menos tres a cuatro horas después de comer una comida grande para hacer ejercicio, según señala la Clínica Mayo. El lapso de tiempo es menor para comer después de hacer ejercicio, ya que un pequeño snack 15 a 60 minutos después del ejercicio es adecuado, de acuerdo a lo que indica Go Ask Alice.

Antes del ejercicio

Comer antes de una sesión de ejercicio puede darte la energía suficiente para impulsar una sesión de ejercicio duro. Los tentempiés antes de una sesión de ejercicios deben ser altos en carbohidratos (que te dan energía) en combinación con una cantidad moderada de proteínas. ESPN.com recomienda combinar un plátano con yogur, jugo y galletas; una barras de higo y leche, o un panecillo con mermelada. El consumo de esta merienda dos horas antes del ejercicio puede ayudar a darte la energía apropiada.

Después del ejercicio

Las buenas opciones de carbohidratos después del entrenamiento incluyen el pan de trigo integral y las pastas, las frutas, las hortalizas y el arroz integral. Estos son bajos en grasa y calorías, y pueden ayudarle con tus esfuerzos para perder peso. Las fuentes de proteína magra son también importantes. Las opciones incluyen el pollo sin piel, el pescado, los productos lácteos bajos en grasa, la soja y los frutos secos. Debido a que estás tratando de perder peso, debes abstenerte de los cortes grasos de carne roja, que son altos en grasa, sodio y colesterol y no contribuyen a la pérdida de peso.

Consideraciones

Algunas personas pueden tener dificultades para comer una merienda antes o después de hacer ejercicio, ya que están acostumbradas a comer bocadillos. Esto puede ser especialmente cierto para una persona que no suele desayunar, pero hace ejercicios en la mañana. En estos casos, lo mejor es empezar por comer algo pequeño. Unas galletas, media banana u otro pequeño refrigerio pueden ser buenas manera de comenzar, de acuerdo con Nancy Clark, una dietista registrada y autora, en una entrevista para la revista Taste of Home.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por javier enrique rojahelis busto