¿Comer demasiada azúcar afecta a tu cerebro?

Las bebidas y bocadillos azucarados pueden ser una opción para los estudiantes universitarios o los padres ocupados en busca de algo que les de energía rápida, pero los estudios han demostrado que el consumo excesivo de azúcar puede tener efectos duraderos en el cerebro. Algunos médicos y científicos han encontrado que puede afectar la memoria, estado de ánimo y la energía. Otros han realizado estudios que sugieren relaciones entre el azúcar, la atrofia cerebral y la adicción. Sin embargo, la relación entre el azúcar y la adicción ha sido cuestionada por muchos.

Memoria y aprendizaje

El jarabe de maíz de alta fructosa es una fuente importante en la dieta estadounidense. Dr. Fernando Gómez-Pinilla, profesor de neurocirugía de la UCLA, estudió el papel del jarabe de maíz de alta fructosa en los procesos de memoria y aprendizaje en el cerebro. En su estudio de 2012 publicado en el "Journal of Physiology", informó que las ratas que consumieron una dieta de jarabe de maíz experimentaron el deterioro de su memoria y problemas cognitivos. Sin embargo, una revisión sobre este tema, publicada en el "American Journal of Clinical Nutrition", que incluyó estudios en seres humanos y ratas, llegó a la conclusión de que las dosis específicas de glucosa pueden afectar positivamente a la memoria en los seres humanos, especialmente en los ancianos. Sin embargo, el estudio no incluye ninguna investigación sobre los efectos a largo plazo del consumo elevado en el cerebro humano.

Estado de ánimo y energía

Un estudio publicado en "The Journal of Personality and Social Psychology" investigó los efectos del ejercicio moderado y el azúcar sobre la energía, el cansancio y la tensión en las mujeres. En este estudio, se les pidió que auto-clasificaran su energía, cansancio y tensión en un momento específico de cada día. El estudio encontró que las mujeres que consumieron un producto azucarado informaron que sintieron mayor tensión una hora después de comer el bocadillo. Las mujeres también reportaron que experimentaron un aumento de energía que rápidamente desapareció después de una hora y dio paso al cansancio y la energía reducida.

Atrofia y demencia

Dr. Daniel G. Amen, autor y director médico de Amen Clinics Inc. en California, examinó varios estudios que sugerían que las dietas altas en azúcar pueden conducir a la atrofia cerebral y a la demencia. Un estudio, publicado en "Neurology" en 2012, examinó la asociación entre los niveles de glucosa y la atrofia cerebral en adultos sanos de 60 a 64 años de edad. El estudio encontró que los niveles altos de glucosa se ​​asociaron con hipocampos y amígdalas atrofiadas. Estas áreas del cerebro se ocupan sobre todo de la memoria y las habilidades mentales. Pero los "altos" niveles de glucosa fueron menores a 6,1 milimoles por litro, que está dentro del rango normal.

Adicción al azúcar

Un estudio publicado en la revista "PLOS ONE" estableció los efectos adictivos del azúcar en los cerebros de las ratas. El estudio sugiere que puede ser más adictiva que la cocaína. Las ratas debían elegir entre el azúcar y la cocaína. Sorprendentemente, el 94 por ciento eligió el azúcar. Aún más interesante fue que continuaron escogiendo incluso dosis más altas. Los resultados del estudio sugieren que el placer que experimenta el cerebro en respuesta al azúcar puede anular el autocontrol y generar adicción. Sin embargo, un estudio publicado en "Clinical Nutrition" en 2010 refuta esta idea, sugiriendo que las ratas seleccionaban el azúcar sobre la cocaína simplemente porque sabía mejor. Los científicos que realizaron el estudio de 2010 no pudieron encontrar datos humanos para apoyar la idea de que esta adicción es posible.

Referencias

Más galerías de fotos



Escrito por dakota karratti | Traducido por barbara obregon