¿Cómo no comer carbohidratos afecta a tu cuerpo?

Los hidratos de carbono son el macronutriente que alimenta a la mayoría de los estadounidenses, corresponden a un promedio de 300 g al día y representan más del 50 por ciento de su ingesta diaria de calorías. El azúcar, productos de granos y vegetales con almidón son la principal fuente de hidratos de carbono en la dieta estadounidense. Aunque la mayoría de la gente no puede imaginar la vida sin pan, pasta o galletas, no comer carbohidratos puede afectar positivamente tu salud corporal y el bienestar.

Efectos a corto plazo


A corto plazo, eliminar los carbohidratos puede hacerte sentir peor.

En el corto plazo, eliminar los carbohidratos podría hacerte sentir peor de lo habitual, pero estos efectos son de corta duración. Si consumes una cantidad importante de hidratos de carbono, tu cuerpo quemaba el azúcar obtenido de estos hidratos de carbono como tu principal fuente de energía. Si restringes los hidratos de carbono, tu cuerpo necesita cambiar a una ruta metabólica alternativa de utilizar la grasa. Mientras que tu cuerpo se adapta, puede tardar de un par de días a un máximo de unas pocas semanas, tus niveles de energía pueden ser afectados. Puedes sentirte cansado, aletargado, lento, tener dolores de cabeza, estar irritable e incluso estreñimiento. Estos efectos secundarios se alivian por sí mismos, pero pueden ayudar a tu cuerpo a la transición de la ingesta inferior de hidratos de carbono al beber mucha agua y aumentando tu consumo de grasas.

Perder grasa


Comer menos carbohidratos puede ayudarte a perder grasa.

No comer hidratos de carbono o comer menos carbohidratos, puede ayudarte a perder grasa. La mayoría de las dietas pueden ayudarte a perder peso, pero por lo general pierdes algo de masa muscular junto con la grasa. Una dieta muy baja en carbohidratos, elimina todos los alimentos ricos en carbohidratos, con la excepción de 20 g de hidratos de carbono de verduras sin almidón cada día da como resultado la pérdida significativamente mayor de grasa en comparación con una dieta baja en grasa que proporciona la misma cantidad de calorías, según un estudio publicado en la edición de mayo de 2004 "Annals of Internal Medicine". Al comer menos carbohidratos, tu cuerpo se vuelve más eficiente en la quema de grasa en lugar de azúcar, que puede prevenir la acumulación de grasa y promover la pérdida de grasa.

Salud del corazón


Seguir una dieta restringida en carbohidratos puede mejorar el perfil lipídico en sangre.

Seguir una dieta restringida en carbohidratos puede mejorar el perfil lipídico en sangre y factores de riesgo cardiovascular. La Nutrition & Metabolism Society, una organización de salud sin fines de lucro independiente, informa que los triglicéridos de la dieta baja en carbohidratos, aumentan los niveles del colesterol HDL, disminuyen la presión arterial y reducen la inflamación, incluso si las dietas contienen de dos a tres veces la cantidad de grasa típicamente consumida en la dieta estadounidense estándar. Otro artículo publicado en la edición de agosto de 2005, "Nutrition & Metabolism" también explica cómo disminuir tu consumo de carbohidratos y el aumento de tu consumo de grasas puede ayudar a cambiar el tamaño de las partículas de LDL, también conocido como el colesterol malo y los hace menos aterogénico o menos propensos a obstruir las arterias.

Comer saludablemente sin carbohidratos


Evitar los alimentos que son ricos en hidratos de carbono puede afectar positivamente a tu cuerpo.

Evitar los alimentos que son ricos en carbohidratos, como el azúcar, los cereales y las verduras con almidón, puede influir positivamente en tu cuerpo, pero se recomienda comprobar primero con tu médico antes de adoptar una nueva dieta. Una dieta restringida en carbohidratos saludable debe incluir verduras sin almidón, como col china, repollo (cabbage), pimiento rojo, berenjena y champiñones, para suministrar a tu cuerpo con fibra y antioxidantes, además de una cantidad moderada de proteína de los huevos, el pescado, el pollo y la carne y las grasas de la mantequilla, aceite de oliva, aguacate (avocado), aceite de coco, manteca de cerdo, nueces (nuts) y mantequilla de nueces. La restricción de grasas saturadas no es necesario si estás manteniendo tu ingesta de hidratos de carbono baja, explica Jeff S. Volek, profesor asociado en la University of Connecticut y co-autor del libro "The Art and Science of Low Carbohydrate Living".

Más galerías de fotos



Escrito por aglaee jacob | Traducido por gabriela nungaray