Cómo comer brotes de alfalfa

Escrito por Maude Coffey | Traducido por Paula Santa Cruz
Los brotes de alfalfa pueden ser usados como guarnición o ingrediente en las comidas.

Los brotes de alfalfa, que normalmente se comen crudos, pueden ser peligrosos si los consumen las embarazadas, los niños o los ancianos, debido a los peligros de la Salmonella, según U.S. Food and Drug Administration. Si eliges brotes frescos de alfalfa en el supermercado o la verdulería y luego los preparas correctamente, no existen riesgos. Los brotes de alfalfa son una fuente de vitaminas y aminoacidos para tu dieta.

Lávate las manos con agua tibia y jabón. Retira los brotes de alfalfa del envase y deja correr agua sobre ellos para enjuagarlos. Lavar tus manos antes de manipularlos y enjuagarlos bien te asegurará que sean seguros para consumir, según Food Safety.gov.

Mezcla los brotes de alfalfa con lechuga, zanahoria y otras hortalizas que te gusten para hacer una ensalada. Exprime un limón fresco para usar como aderezo.

Rellena 1/2 taza de brotes de alfalfa cruda sobre una rebanada de pan pita. Agrega falafel, tomates y lechuga dentro del pan. Rocía salsa tzatziki sobre una de las partes internas del pan para darle más sabor a tu sándwich.

Saltea o fríe los brotes de alfalfa con pimientos, cebollas y pollo. Retíralos del calor luego de 30 segundos para evitar que se marchiten, sugiere RecipeTips.com.

Consejo

Compra brotes de alfalfa que se vean crocantes y tengan yemas. Evita los que estén mojados o de color oscuro para evitar las posibles enfermedades transmitidas por alimentos relacionadas.

Advertencias

Desecha los brotes de alfalfa sobrantes dentro de los cuatro días a una semana, luego de haberlos comprado.