¿Comer atún todos los días puede ser perjudicial?

El atún es una fuente rica en ácidos grasos omega-3, que son compuestos que pueden disminuir el riesgo de una variedad de problemas médicos. Sin embargo, el atún puede contener altas concentraciones de contaminantes como el mercurio. Los profesionales de la salud recomiendan que debes comer atún y otros pescados ricos en ácidos grasos omega-3 regularmente, pero advierten que el consumo de atún todos los días puede presentar riesgos para ciertas personas, incluidas las mujeres embarazadas y en lactancia, así como las mujeres que intentan quedar embarazadas. Si perteneces a uno de estos grupos, las instituciones médicas recomiendan que elijas ciertos tipos de atún y limites tu consumo semanal.

Beneficios del atún

El atún contiene dos principales ácidos grasos omega-3: el DHA o ácido docosahexaenoico y EPA o ácido eicosapentaenoico. Comer regularmente alimentos que contengan grandes cantidades de DHA y EPA pueden disminuir tu riesgo de enfermedades del corazón, presión arterial alta y colesterol alto. La American Heart Association recomienda consumir pescados ricos en omega-3 como el atún, al menos dos veces por semana. El atún albacora (blanco) enlatado en agua contiene 1,06 g de ácidos grasos omega-3 en una porción de 4 onzas, mientras que el atún ligero enlatado en agua contiene 0,3 g por porción. El atún envasado en aceite proporciona menos ácidos grasos omega-3 (0,2 g por porción de atún ligero enlatado y 0,5 g en una cantidad comparable de atún albacore (blanco) envasado en aceite). Puritan.com informa que los filetes de atún fresco contienen aproximadamente 1,5 g de ácidos grasos omega-3 por porción.

Contenido de mercurio

El atún fresco y en conserva contienen metilmercurio, un contaminante que se acumula en el agua tanto por contaminación, así como por las fuentes naturales de este compuesto que hay en el medio ambiente. Como es un pescado robusto, el atún puede tener mayores concentraciones de mercurio que otros, como por ejemplo los peces más pequeños que no viven tanto tiempo, o los que comen alimentos diferentes o que contienen menos cantidades de toxinas almacenadas en sus reservas de grasa. Una porción de filete de atún fresco puede contener más de una parte por millón de mercurio, mientras que el atún claro enlatado contiene aproximadamente 0,12 partes por millón. De acuerdo con el U.S. Department of Health & Human Services, el atún blanco en conserva contiene algo más de mercurio que el atún claro enlatado. Además el pescado de mar puede tener una mayor concentración de mercurio que los peces de criadero.

Recomendaciones sobre el atún

La Food and Drug Administration and the Environmental Protection Agency reporta que el consumo de mercurio en mujeres que están embarazadas o en lactancia y en niños pequeños se ha relacionado con un aumento en el riesgo de defectos neurológicos. Ambas instituciones, junto con la American Heart Association, recomiendan que los niños menores de 12 años, las mujeres que están embarazadas o que están tratando de embarazarse y las lactantes no coman más de 12 onzas de atún claro enlatado o hasta 6 onzas de atún blanco en lata o de filete atún de atún fresco semanal. Para el resto de los adultos sanos, la FDA aconseja que los beneficios del consumo de pescados como el atún al menos dos veces por semana superan con creces los posibles riesgos de la ingesta de mercurio. No hay estudios científicos que indiquen que los adultos sanos que comen atún todos los días hayan experimentado problemas serios de salud, aunque se requiere de mayor investigación.

Opinión de expertos

La American Heart Association recomienda que la mejor manera de aprovechar los beneficios de los pescados ricos en omega-3 y reducir al mínimo la ingesta de contaminantes o toxinas potencialmente dañinas es comer una amplia variedad de pescado con regularidad, en lugar de comer el mismo tipo de pescado todos los días. De hecho, tanto el U.S. Department of Agriculture como la American Dietetic Association señalan que la variedad en la dieta es uno de los preceptos básicos de una alimentación saludable. El consumo de diferentes tipos de verduras, frutas, granos enteros y fuentes de proteínas magras como el pescado puede ayudar a asegurarte de que tengas una alta ingesta de vitaminas esenciales, minerales y compuestos benéficos como antioxidantes.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kerns | Traducido por tere colín