Cómo comer almuerzos saludables en la oficina

Aproximadamente el 83% de los estadounidenses suelen comer en sus mesas durante el transcurso de un día normal de trabajo, según la Academy of Nutrition and Dietetics. Muchas de estas personas desean comer un almuerzo saludable en el trabajo, pero puede ser difícil con una breve pausa para almorzar y las tentaciones de los compañeros de trabajo menos conscientes de la salud. Planificar, comer bocadillos y hacerte responsable, son tres maneras de ayudar a que comas comidas saludables en la oficina.

Planificar es la clave

Cuando tratas de comer un almuerzo saludable en la oficina, la mejor cosa que puedes hacer es planear tus comidas con anticipación y traer tu propio almuerzo. Las cafeterías en el lugar de trabajo suelen contener alimentos con grasa y poco saludables, como pizzas y platos de pasta con queso. Preparar el almuerzo te ayudará a mantenerte firme durante el día. Cocina una porción extra o dos en la cena de la noche anterior y empaca un poco en un recipiente para llevar para el almuerzo en la oficina. Prepara tu almuerzo la noche anterior, así que puedes partir rápidamente, en vez de luchar por hacer algo saludable en la mañana. EL pollo y las verduras a la parrilla, sándwiches de pavo en pan integral y pasta de trigo integral con salsa marinara, son opciones fáciles y rápidas que te ayudarán a mantenerte lleno.

Come bocadillos regularmente

Comer alimentos saludables durante todo el día es una gran manera de asegurarte de que comes un almuerzo saludable en la oficina. Si no has comido desde el desayuno y estás hambriento, pedir una pizza grande puede parecer una buena idea. Si ya estás satisfecho con bocadillos saludables durante todo el día, el azúcar en la sangre se mantienen más estable para que no te sientas hambriento y será más probable que comas un almuerzo saludable. Elige bocadillos que contienen proteínas, que te ayudarán a mantenerte lleno. Algunas opciones incluyen hummus y verduras troceadas, palitos de queso y una pieza de fruta y mantequilla de maní completamente natural en galletas de grano entero.

Se exigente con las comidas para llevar

Seamos realistas, incluso con las mejores intenciones, hay algunos días que no vamos a ser capaces de planificar y empacar nuestro almuerzo. Cuando esto sucede, la comida para llevar puede ser tu única opción. Busca unos pocos lugares cerca de tu trabajo y estudia sus menús. Elige las opciones de comida para llevar que contienen verduras, proteínas magras y granos integrales, como un sándwich de pavo en pan integral con una ensalada o una sopa de pollo y vegetal envuelto. Pide sándwiches sin mayonesa y queso o insiste en obtener ensaladas con el aderezo aparte. La mayoría de los restaurantes estarán dispuestos a satisfacer tus necesidades alimenticias.

Encuentra un compañero

Resistir la tentación puede ser difícil, sobre todo en la oficina donde las máquinas expendedoras de dulces pueden hacerte perder el camino en un instante. Encuentra un compañero de trabajo que también quiera una alimentación saludable y hagan un pacto para ayudarse a permanecer firmes. Come con este compañero todos los días y evita los compañeros de trabajo que tratan de sabotear tus esfuerzos con las tentaciones poco saludables.

Más galerías de fotos



Escrito por elle paula | Traducido por sofia loffreda