Cómo comenzar un programa de bienestar personal

Un programa de bienestar es un proyecto integral destinado a reformar tu vida. También es muy personal y solo tú puedes decidir qué áreas de tu vida necesitan ser cambiadas o mejoradas. El cambio toma tiempo y sobrecargarte o poner tu vida bajo demasiada presión sólo hará que abandones. En vez de esto, céntrate en los resultados a largo plazo del plan, que son lograr una vida más sana y más equilibrada.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Haz una lista de cosas que quieres mejorar en tu vida. Céntrate en las áreas en que es necesario hacer cambios. Sé lo más específico posible y asegúrate de incluir por lo menos tres aspectos diferentes de tu vida. Por ejemplo, es posible que desees mejorar tu nivel de estrés, tu salud y tu peso. O quizás necesitas trabajar en la gestión del tiempo o aprender a tener una relación más sana contigo mismo.

  2. Escoge por lo menos tres áreas en que deseas enfocarte y luego haz una lista de cambios que quieres realizar en esas zonas. Por ejemplo, para mejorar tu nivel de estrés, puedes intentar la meditación, dormir lo suficiente y aprender a lidiar con el conflicto. O puedes encontrar una lista de hábitos alimenticios saludables para ayudarte a perder peso. De acuerdo con el Bullock Family Chiropractic Center, deberás ser específico al establecer metas. No digas "perder peso", sino que anota el número de kilos que deseas perder.

  3. Divide las metas en metas semanales, más pequeñas. Intenta hacer un pequeño cambio en cada área cada semana. Por ejemplo, la primera semana de tratar de perder peso puedes beber más agua. En la semana dos, mantén el agua y añade un bocadillo saludable de fruta y así sucesivamente.

  4. Haz una lista de las razones porque estás tratando de cambiar. Imprímela y pégala en donde la veas con frecuencia, como al lado del monitor o del refrigerador. Cuando te sientas deprimido y te esté resultando difícil mantener tus resoluciones, lee la lista para recordarte tus motivaciones para cambiar.

  5. Anota una lista de recompensas que te darás por conseguir pequeños logros a lo largo del camino. Según el sitio de paternidad Women’s Forum, deberías tener pequeñas recompensas para ayudarte a mantenerte motivado y una gran recompensa al final, esperándote si alcanzas el objetivo. Las recompensas pueden ser cualquier cosa que te haga sentir bien: un libro que quieres leer, una manicura o un masaje, un nuevo aparato electrónico o un viaje a la playa.

  6. Lleva un registro de tu progreso. Puedes usar un diario para escribir tus sentimientos y logros o imprimir una lista general con todas tus metas. Al cumplirlas, simplemente márcalas o táchalas.

Más galerías de fotos



Escrito por tammy dray | Traducido por frances criquet