¿Se come la piel de una pera asiática?

La pera europea en forma de campana, Pyrus communis y la redonda pera asiática, Pyrus pyrifolia, son verdaderas peras en el mismo género de plantas. Esto significa que también puedes disfrutarlas de modo similar: frescas, cocidas o en conserva. Tienes la opción de comer la piel de una pera asiática, ya que es una fuente de fibra, o puedes pelarla.

Descripción de la pera asiática

La pera asiática se conoce por muchos nombres. "Pera manzana" describe cómo luce frecuentemente esta fruta. La mayoría de las peras asiáticas son redondas con una muesca en donde sobresale el tallo. La variedad china es la excepción, ya que se parece a la pera tradicional en forma de campana. La piel de una pera asiática se madura a un color dorado a marrón mientras aún se encuentra en el árbol. Esto en contraste con las especies europeas, que terminan su maduración después de la cosecha y usualmente se vuelven amarillas, a veces verdosas.

Piel y fibra

Aunque es suave al tacto y delicada, la piel de la pera asiática puede sentirse más gruesa y áspera al morderse que la piel de la pera europea. Si la pelas, perderás un poco de fibra dietética. Las enzimas que procesan los alimentos durante la digestión no pueden metabolizar la fibra. El material se une a los residuos y ayuda a sacarlos de tu cuerpo a un ritmo moderado. Además de prevenir el estreñimiento y la diarrea, la fibra dietética también puede ayudar a reducir el colesterol y estabilizar los niveles de glucosa. La fibra también puede ayudarte a perder peso, al crear una masa que te hace sentir satisfecho con sólo unas pocas mordidas.

Limpiar la piel

Ten en cuenta de que deberías lavar todas las frutas antes de comerlas para eliminar bacterias y suciedad de su piel. Usa agua corriente fría y tus dedos y palmas para frotarla. Limpia el área de la muesca alrededor del tallo, donde pueden alojarse algunos desechos. Espera a lavar la pera asiática hasta que vayas a consumir la fruta para prevenir magulladuras. Cuando la piel está dañada, la pera comienza a perder su calidad de almacenamiento. Lava la pera asiática incluso si pretendes pelarla, para evitar que las bacterias se transfieran a la pulpa.

Escoger peras asiáticas

Las peras asiáticas maduras son firmes como una manzana, no suaves como las peras europeas maduras, apunta el sitio web de Centers for Disease Control and Prevention. Toca toda la fruta, especialmente sobre cualquier imperfección. Si se siente blanda, regresa la pera. Además, sostén las peras asiáticas cerca de tu nariz para detectar un aroma dulce. Esta especie de pera se conserva tres meses en el refrigerador.

Más galerías de fotos



Escrito por emma watkins | Traducido por karla m. gonzález