La colina en los huevos

A pesar de su contenido relativamente alto en grasa y colesterol, los huevos han estado recibiendo una fama mucho peor de la que merecen. Estas maravillas nutritivas naturales contienen proteínas, importantes aminoácidos, ácidos grasos omega 3, vitaminas B, yodo y mucho más. Una razón mucho más importante por la cual los huevos tienen prioridad en las opciones de los dietistas es la colina, un esencial nutriente soluble en agua sin valor calórico, producido por el cuerpo humano en cantidades pequeñas. Sólo a través de una dieta adecuada puedes alcanzar la ingesta diaria recomendada de 550 mg para los hombres y 425 mg para las mujeres.

Los huevos contienen un golpe de colina

Un huevo mediano de 44 g o 1.5 oz contiene 110 mg de colina, de los cuales cerca del 90 por ciento proviene de la yema. Esto significa que un huevo cocido por la mañana brinda el 20 y el 26 por ciento de la ingesta diaria recomendada para un hombre y una mujer, respectivamente. En Estados Unidos, una dieta promedio brinda cerca de 300 mg de colina al día. Agrega un huevo más y estarás muy cerca de la IDR.

Salud mental

La colina es un precursor importante para la acetilcolina, el neurotransmisor más común, y cumple un rol importante en las comunicaciones nerviosas y en el control motor. Sin una ingesta adecuada de colina, tu cuerpo no puede sintetizar la acetilcolina de forma apropiada. Existen pocas investigaciones sobre la colina y la salud mental, pero los investigadores han determinado que una ingesta adecuada puede prevenir la ansiedad y ayudar a aliviar la mayoría de los trastornos neurológicos.

Otros beneficios a la salud

La colina además es un componente importante de las membranas celulares, ayuda a prevenir la aterosclerosis, la acumulación de homocisteína (altos niveles están vinculados a enfermedades cardiovasculares) y previene e incluso revierte la esteatosis hepática (exceso de grasa en el hígado). Algunos estudios mencionan su capacidad para reducir el colesterol.

La colina en el embarazo

La colina cumple un rol incluso más importante en el desarrollo del sistema nervioso de tu hijo, debido a que ayuda a prevenir defectos congénitos, como la espina bífida. La IDR para las mujeres embarazadas es ligeramente superior a la de la mujer adulta promedio, 450 mg en lugar de 425 mg.

Más galerías de fotos



Escrito por nuno mendonca | Traducido por paulo gutierrez