Colchones y dolor de espalda

Tu colchón desempeña un papel importante en la salud de tu espalda. Elegir el colchón correcto puede prevenir que desarrolles dolor de espalda y puede mejorar tu condición en caso de un problema de dolor de espalda existente. No hay un método de un tamaño único que se adecue a todos al elegir un colchón. El Better Sleep Council sugiere tener en cuenta el nivel de comodidad, el grado de apoyo y el espacio en el colchón cuando compres uno. Si estás dando vueltas en la cama y despiertas con los músculos rígidos y doloridos, es hora de que cambies tu colchón.

Colchón semi firme

Por años, se creyó popularmente que un colchón firme era bueno para el dolor de espalda, a pesar del hecho de que no había ninguna prueba de apoyo. Un estudio publicado en el número del 15 de noviembre de 2003 de "The Lancet" probó lo contrario. El estudio averiguó que la gente que dormía en colchones semi firmes tenían el doble de posibilidades de reportar mejoras en el dolor de espalda baja en comparación con aquellos quienes dormían en colchones puramente firmes. Dormir en un colchón semi firme se ajusta a la curva natural de la columna y permite a tu hombro y cadera hundirse también, a diferencia de un colchón firme. Además, en comparación con un colchón suave, uno semi firme proporciona más apoyo para tu cuerpo.

Cómo dormir

Aunque no hay reglas específicas para dormir, tener en cuenta unas pocas directrices para tu estilo preferido para dormir ayudará a proteger tu espalda, dice Richard A. Staehler, M.D., de Spine-Health.com. Si duermes de espalda, mete una almohada debajo de tus rodillas. Esto quita estrés de tu columna y permite la curva natural de tu espalda baja. Si duermes de costado, coloca una almohada entre tus rodillas para evitar la tensión de las caderas y la espalda baja. Si duermes más tranquilamente sobre tu estómago, coloca una almohada plana debajo de tu estómago y caderas para reducir la tensión sobre la columna vertebral.

Prueba

Cuando compres un colchón nuevo, asegúrate de hacerlo pasar una prueba de dormir. Simplemente empujarlo y golpearlo no es suficiente. La American Chiropractic Association (ACA) sugiere acostarse sobre el colchón por al menos cinco minutos para obtener una sensación. Además, prueba posiciones de dormir además de tu preferida para ver si el colchón es cómodo.

Cuidado del colchón

La base de tu colchón, denominado sommier, colabora a su durabilidad. El sommier absorbe el estrés y el peso de tu cuerpo para el colchón. Compra el sommier junto con tu colchón en lugar de usar uno viejo o diferente o no usar ninguno. Gira tu colchón regularmente para mantener un uso parejo y darle a tu cuerpo buen apoyo.

Reemplazar tu colchón

Los colchones se desgastan gradualmente, y puedes no darte cuenta de que necesita ser reemplazado hasta que tengas dolores en el cuerpo y dolores al despertar. Aunque puede no ser evidente, tu colchón pierde apoyo y comodidad a través de los años. Los quiroprácticos generalmente recomiendan que un colchón sea reemplazado cada ocho a 10 años. El Better Sleep Council aboga por que evalúes tu colchón por lo menos dos veces al año en busca de signos de desgaste. Los signos a tener en cuenta incluyen un sommier ruidoso y un colchón flácido.

Más galerías de fotos



Escrito por meghanien dutta | Traducido por mariano abrach