Codo de tenista: no hagas estos ejercicios

El codo de tenista, o epicondilitis lateral, se caracteriza por una inflamación dolorosa de los tendones del codo. Cualquier movimiento repetitivo puede causar esta patología, desde el tenis hasta teclear en la computadora. Si bien lo mejor frecuentemente es el reposo absoluto del brazo, podrías ir al gimnasio, siempre y cuando evites los movimientos que podrían empeorar potencialmente la patología.

Descansa el brazo durante la primera semana

Si recientemente has desarrollado codo de tenista, la mejor opción es el reposo y hielo en el brazo. No vayas al gimnasio durante al menos una semana a partir de la aparición de la tendinitis. Consulta a un entrenador físico en el gimnasio para asegurarte de que la responsable de esta patología no sea una forma incorrecta de levantar las pesas. Incluso luego de regresar a los ejercicios, asegúrate de ponerte hielo y tomar antiinflamatorios no esteroides para mantener la articulación desinflamada.

Evita los ejercicios con mancuernas (dumbells)

Los ejercicios con mancuernas te brindan una gran rango de movimiento. Si bien esto a menudo es positivo, si tienes codo de tenista puede ser un problema grave. El aumento del rango de movimientos aumenta las posibilidades de lesionarte aún más los tendones de tu codo. Usa las barras con pesas (barbells) y las máquinas siempre que sea posible. Estos aparatos reducen el rango de movimientos, lo que disminuye las posibilidades de lesionar mas el tendón.

Evita las pesas pesadas

No levantes pesas muy pesadas. En lugar de ello, concéntrate en hacer más repeticiones con un peso más bajo. Levantar pesas cerca de tu umbral de tolerancia a menudo produce una forma incorrecta. Al ejercitarte con codo de tenista, nunca sacrifiques la forma para aumentar el peso. Si no puedes repetir el peso al menos seis veces, es porque es demasiado pesado.

Evita trabajar sólo los primcipales grupos musculares

Dedícale tiempo a trabajar tus músculos de apoyo, en lugar de trabajar sólo los grupos principales. Al trabajar sólo estos últimos se descuidan pequeños músculos que son claves, como el manguito rotador y los escapulares. Descuidar estos músculos puede producir un esfuerzo excesivo en los extensores del antebrazo y los tendones del codo, que deben compensar la falta de fuerza de los grupos musculares de apoyo.

Más galerías de fotos



Escrito por kent van alstyne | Traducido por paula santa cruz