Código de conducta de la Little League Baseball

En 1939, la organización Little League empezó en Williamsport, Pennsylvania para proporcionar un programa de béisbol para los jóvenes. Los principios fundamentales de la Little League, los cuales implican construir un carácter a través de los deportes, han sobrevivido hasta el siglo XXI. Los National Little League Baseball Headquarters en Williamsport publica un código de conducta para los jugadores, padres, entrenadores y gerentes para mantener la integridad de la misión enfocada en los jóvenes por parte de la organización. Aunque muchas ligas locales modifican el lenguaje, el código de conducta es aceptado por casi 200.000 equipos de la Little League en todo el mundo.

Jugadores

El código de conducta requiere que todos los jugadores muestren un comportamiento ejemplar durante las actividades de la liga. Los jugadores tienen que respetar a los árbitros, entrenadores, gerentes y otros jugadores, y demostrar un buen espíritu deportivo. Los jugadores no pueden usar alcohol, drogas o productos de tabaco mientras participan en las actividades de la Little League. Los códigos locales de la liga pueden incluir prohibiciones contra las groserías y requiere que los problemas sean discutidos en privado con los oficiales de la liga.

Padres

El código les encarga a los padres el demostrar un comportamiento ejemplar en todo momento durante las actividades de la Little League. Los padres tienen que recordar el estatus de voluntarios de los miembros de la junta, los entrenadores y gerentes, y tienen que respetar a todos los oficiales y jugadores. La Little League les pide a los padres que ayuden a mantener los campos de juego seguros y limpios. También tienen que aceptar a no usar tabaco, alcohol o drogas en o alrededor de las funciones de la liga. Algunas ligas incluyen deberes parentales como el recoger a los niños puntualmente, llamar con antelación sobre las ausencias y ofrecerse como voluntarios para ayudar.

Gerentes y entrenadores

La Little League requiere que los gerentes y entrenadores presenten consistentemente una imagen profesional, la cual incluye la apariencia y comportamiento durante todas las actividades de la liga. El código de conducta manda que los oficiales muestren entusiasmo, respeto, honestidad y juego justo. Los gerentes y entrenadores tienen que seguir todas las reglas de la liga, fomentar un comportamiento apropiado por los jugadores y fanáticos, mantener un ambiente seguro en el juego y considerar el bienestar físico y emocional de los jugadores por encima de todo. Algunos códigos locales detallan las responsabilidades de los oficiales de la liga para manejar el ambiente general del juego e inculcarles a los jugadores los principios de la liga. Los gerentes y entrenadores aceptan no usar tabaco, drogas o alcohol mientras están involucrados en las actividades de la liga.

Espectadores

La Avon Little League, como muchas ligas locales, publica un código de conducta para padres, entrenadores y espectadores para manejar el ambiente en el cual se juega. El código prohíbe una conducta antideportiva, la falta de respeto hacia los oficiales, un entrenamiento no oficial y abuso verbal de los jugadores, como ponerlos en ridículo o abuchearlos. La violación al código de conducta resulta en una expulsión del juego y puede llevar a la pérdida del equipo ofensor.

Compromiso de la Little League

Algunos programas locales de la Little League hacen que los jugadores reciten el Compromiso de la Little League, el cual fue escrito en los años de 1950 y que reitera la conducta aceptable antes de cada juego o función de la liga. Sin embargo, recitar este compromiso nunca ha sido un requisito de la organización. El compromiso, que no ha cambiado desde que se escribió, es "Confío en Dios. Amo a mi país y respeto las leyes. Jugaré de manera justa y me esforzaré para ganar, pero, gane o pierda, haré siempre lo mejor que pueda".

Más galerías de fotos



Escrito por gail sessoms | Traducido por ana maría guevara