¿Cómo cocino una porción de nalga de jamón listo para cocinar?

Escrito por julie christensen | Traducido por juan ignacio ceviño

La mayoría de los jamones se venden en los supermercados ya han sido cocinados. Estos jamones se pueden servir con seguridad a temperatura ambiente o recalentarse. Un jamón etiquetado como "listo para cocinar" no ha sido cocinado, sin embargo puede haber sido ahumado. Este jamón fresco puede no tener el sabor característico ahumado y curado del jamón precocido, pero puede saber como un asado de cerdo. Cuando está bien cocido, se vuelve jugoso y tierno con una corteza crujiente. Calcula un 1/4 a 1/3 de libra por porción de una nalga de jamón sin hueso o 1/3 a 1/2 libra por porción de jamón con hueso.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Sal
  • Molde para hornear poco profundo
  • Papel de aluminio
  • Termómetro de carne
  • Conservas de frutas, jugo o salsa picante
  • Mostaza, vinagre o salsa de soja

Instrucciones

  1. Desenvuelve el jamón y sálalo generosamente con aproximadamente una cucharadita de sal por libra de carne. Refrigera el jamón salado a 40º F por tres días. Los jamones frescos no han sido curados en seco, marinados o ahumados. Salarlos por un determinado tiempo permite que la sal penetre la carne, agregando sabor y suavidad.

  2. Precalenta el horno a 350 ºF. Coloca el jamón en una fuente para horno poco profunda y agrega suficiente agua para cubrir la base de la misma. Cubre la fuente de manera ajustada con papel de aluminio.

  3. Hornea el jamón fresco por cerca de 10 a 20 minutos por libra, o hasta que un termómetro insertado en el jamón marque 130 ºF.

  4. Combina conservas de frutas, jugo o salsa picante con mostaza, vinagre o salsa de soja para un glaseado dulce y picante. Retira el papel de aluminio y pincela el glasé sobre el jamón. Continúa horneando hasta que el jamón alcance una temperatura interna de 145 ºF. Retira el jamón del horno y déjalo reposar por al menos 3 minutos antes de cortarlo.

Consejos y advertencias

  • Cocinar un jamón precocido, como un jamón espiral, es muy similar a cocinar uno fresco. Coloca el jamón en una fuente para horno con agua y cúbrelo con papel de aluminio. Hornéalo a 325 ºF por 12 minutos por libra. Los jamones precocidos tienden a volverse secos, por lo que debes tener cuidado de no sobrepasar la cocción.

Más galerías de fotos