Cocinar con vino y lactancia materna

Si el vino era un elemento básico en tu cocina antes del embarazo, seguramente tienes ganas de descorchar una botella durante esos primeros meses agotadores de la nueva maternidad. Y aunque podrías ser reticente a disfrutar de una copa si estás amamantando, cocinar con vino puede ser seguro si tienes cuidado con el consumo de alcohol.

Cocinar con vino

La idea de que cocinar con vino quema todo el alcohol es un error común. El sitio web de Academy of Nutrition and Dietetics, explica que la cantidad de alcohol restante pesadamente en el plato final depende del método de cocción y del tiempo a altas temperaturas. Si agregas vino a un plato que hierve a fuego lento durante varias horas antes de servirlo, habrá sólo una pequeña cantidad de alcohol. Pero si agregas vino a una sartén para hacer la salsa, los minutos pasados en la parte superior del hornillo no serán muy eficaces para quemar el alcohol. Y para un plato flambeado, el contenido de alcohol puede ser tan alto como el 75% de su contenido original.

Alcohol y lactancia

No hay ninguna regla firme para beber vino y la lactancia. El sitio de BabyCenter explica que el alcohol pasa a la leche materna, que luego pasa a tu bebé durante la lactancia. Según el sitio web, la investigación sugiere que incluso una pequeña cantidad de alcohol puede afectar a la capacidad de un bebé para comer y dormir. Dicho esto, el sitio web de La Liga Internacional de la Leche reconoce que el consumo de alcohol puede ser todavía seguro y compatible con la lactancia materna si la madre bebe sólo ocasionalmente y limita su consumo a menos de una copa al día. Tu médico puede ayudarle a determinar si puedes agregar con seguridad vino en tu dieta después del embarazo.

Consideraciones de hora

La Leche League International explica que el alcohol alcanza su pico de concentración en la leche materna en aproximadamente 60 a 90 minutos después del consumo de la comida. La cantidad de tiempo que tarda el alcohol en dejar el cuerpo varía de una persona a otra, aunque generalmente tarda un par de horas. El sitio web BabyCenter recomienda esperar al menos dos horas para amamantar después de consumir alcohol.

Alternativas al vino

Si has decidido renunciar al vino, existen muchas opciones seguras y suculentas. Considera el papel que tu vino podría jugar en el plato, determina si se ha destinado a añadir acidez o dulzura, proporcionar profundidad o humedad, o utilizado para rebajar un pan o ablandar un pedazo de carne duro. El caldo de pollo, la carne o las verduras sirven como un gran sustituto del vino blanco o tinto. El zumo de uva o de arándanos puede añadir profundidad y dulzura en lugar del vino tinto, mientras que el zumo de manzana o de uva blanca puede sustituir al vino blanco. Para añadir acidez o rebajar un pan, utiliza un chorrito de vinagre de vino tinto o blanco junto con el zumo de fruta o caldo.

Más galerías de fotos



Escrito por krista sheehan | Traducido por maria gloria garcia menendez