¿Puedo cocinar tilapia congelada?

Para los comensales conscientes de la grasa, los pescados magros blancos tales como la tilapia son una bendición en las comidas. La delicada carne de la tilapia es naturalmente rica en proteínas y baja en grasas, y en lo culinario, es un lienzo en blanco apto para casi cualquier combinación de sabores. Si haces sueles mantener los filetes de tilapia congelados a mano, puedes crear un número de comidas rápidas y sabrosas con un mínimo de esfuerzo y un máximo de comodidad. Incluso pueden ser cocinados directamente desde el congelador.

Pescar en la sección del congelador

Comprar tilapia congelada puede ser más práctico que comprarla fresca, porque a menos que estés en muy buenos términos con el pescadero, no sabes cuán frescos son los filetes. Los filetes congelados comercialmente, por el contrario, son congelados tan pronto como son procesados y conservan un sabor muy fresco durante meses. La mayoría de las marcas los congelan rápido e individualmente, así puedes sacar las porciones que necesitas. Evita que los filetes se congelen juntos. Si están empaquetados de esa forma debes descongelarlos antes de cocinarlos. Si el paquete dice que originalmente fueron congelados individualmente y rápido, IQF (por sus siglas en inglés), es una señal de que se descongelaron y se congelaron de vuelta, lo que presenta un peligro para la seguridad alimentaria.

Obtener intensidad con el asador

La tilapia y otros peces magros pueden ser problemáticos para asarlos a la parrilla cuando están frescos. Asarlos a la parrilla es un método de cocción rápido, y para un pez magro la línea entre correctamente cocinado y quemado es precariamente delgada. Los filetes de tilapia congelados proporcionan un mayor margen de error, porque la carne fría ralentiza el proceso de cocción. Enjuaga el hielo o la escarcha de la superficie de los filetes con agua fría, y luego sécalos con toallas de papel. Dispone los filetes en una bandeja para asar o una placa forrada con papel de aluminio y rocíalos o pincélalos ligeramente con aceite. Ásalos durante 12 a 15 minutos, hasta que estén opacos en la sección más gruesa.

Mantenerlo húmedo

Asarlo a la parrilla es un método de preparación bajo en grasa, pero una pequeña cantidad de aceite es necesaria para evitar que la tilapia se seque. Si quieres evitar añadir grasa, cocinar al vapor la tilapia es una opción fuerte. Enjuaga los filetes con agua fría, y luego ponlos en una capa de hierbas aromáticas en la fuente de vapor. Cocina al vapor los filetes durante 5 a 8 minutos, dependiendo de su grosor, hasta que queden opacos en el medio. Envolver los filetes individualmente en paquetes de papel encerado, así se cocinan en sus propios jugos, es una segunda alternativa. Coloca cada filete en un círculo de papel encerado, con hierbas frescas o un chorro de vino. Dobla los bordes y hornéalos a 400 grados Fahrenheit durante 14 a 16 minutos.

Un bonito baño caliente

Escalfar la tilapia en un líquido sabroso es otra manera de hacer una comida rápida y sabrosa. El caldo de pescado siempre es conveniente, si tienes alguno en tu congelador o despensa. De lo contrario, cocina cebollas, apio (celery), pimienta (peooercorns), tomillo (thyme) y ralladura de limón en agua con una pequeña cantidad de vinagre de vino blanco y sal. Después de media hora, cuela el líquido y divídelo en porciones para congelarlo. Cuando quieres pescado escalfado, descongela el líquido y ponlo a hervir. Desliza los filetes de tilapia enjuagados en el líquido caliente, tapa la olla y déjalos escalfar durante 5 minutos. Retira la olla del calor y deja que los filetes reposen otros 5 minutos, lo cual los terminará de cocinar suavemente.

Más galerías de fotos



Escrito por fred decker | Traducido por marcela carniglia