Cómo cocinar strudels para tostar en el horno

Están disponibles en la sección de congelados de la tienda, los strudels para tostar combinan el delicioso sabor de mantequilla de una corteza crujiente con el sabor de las frutas, todo con un acabado de azúcar impalpable. Disfrutar de un strudel recién salido del horno es una manera perfecta de empezar tu rutina de las mañanas. Aunque se pueden preparar en la tostadora, también puedes calentarlos en el horno convencional u horno tostador.

Método en el horno

Cuando calientes estos strudels en el horno, una bandeja para hornear evitará que el relleno de fruta queme tu sartén, ya que puede salirse de la masa. Después de precalentar el horno a 375°F, coloca los strudels congelados en una bandeja para hornear forrada con aluminio. Cocina los strudels por ocho o 10 minutos de cada lado hasta que se doren. Deja que los postres se enfríen por cinco minutos ya que el relleno puede estar muy caliente.

Horno tostador

Lo lindo de usar un horno tostador es que es perfecto para trabajos pequeños, y el horno convencional puede usarse para trabajos más grandes. Coloca los strudels en una bandeja para el horno tostador forrada con papel aluminio y cocina de 8 a 10 minutos de cada lado hasta que la corteza se dore. Sácalos y permite que se enfríen por al menos cinco minutos antes de comerlos.

Horno de microondas

Preparar los strudels para tostar en el horno de microondas no es una buena opción. Ya que el producto está congelado y se calentará muy rápido en el microondas, la cocción será dispareja. Algunas partes, como la corteza, pueden quedarse frías y húmedas, mientras otros componentes, como el relleno, pueden estar muy calientes.

Glasearlos

Los strudels se rocían con azúcar impalpable una vez que se han calentado. Simplemente corta la esquina del paquete de glaseado y rocía por todo el strudel, yendo de arriba hacia abajo. No te preocupes por calentarlo ya que el calor del strudel lo calentará antes de que disfrutes de la primera mordida.

Más galerías de fotos



Escrito por scott damon | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez