Cómo cocinar spaghetti con un día de antelación

Los spaghetti son una de las comidas más sencillas de preparar. Aunque es uno de los platos más rápidos, a veces los 20 minutos extra que lleva esperar a que hierva el agua es tiempo que simplemente no tienes la paciencia de soportar. Resuelve el problema preparándolos un día antes para recalentarlos según tu conveniencia. Cuando se combinan con aceite de oliva, proteínas magras y verduras frescas en lugar de con salsas llenas de sodio, los spaghetti son más saludables que cualquier otra opción de comida rápida con carne. La pasta integral está disponible en tiendas de alimentación y te aporta más nutrición y fibra.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Olla
  • Sal
  • Colador
  • Aceite de oliva
  • Cuchara medidora
  • Recipiente hermético

Instrucciones

  1. Llena una olla con agua.

    Llena una olla con agua. Cocina una caja entera de spaghetti con al menos 5 cuartos de agua. La gran cantidad de agua ayuda a que la pasta elimine el exceso de almidón y evita que se pegue.

  2. Hierve el agua y agrega una pizca de sal para mejorar el sabor de los spaghetti.

    Hierve el agua y agrega una pizca de sal para mejorar el sabor de los spaghetti. Puedes usar hasta 2 cucharadas de sal por libra de pasta sin afectar negativamente al sabor.

  3. Agrega los spaghetti a la olla.

    Agrega los spaghetti a la olla. Repártelos alrededor de la misma de forma pareja para que no se peguen entre sí cuando se empiecen a ablandar. Parte los spaghetti a la mitad antes de agregarlos al agua, si lo prefieres.

  4. Cocina los spaghetti por 7 u 8 minutos, hasta que estén "al dente".

    Cocina los spaghetti por 7 u 8 minutos, hasta que estén "al dente", lo que significa "al diente" en italiano. La pasta debería estar ligeramente firme cuando la muerdes. Los spaghetti que se servirán inmediatamente suelen cocerse de 8 a 10 minutos.

  5. Vierte los spaguetti cocidos en un colador para drenar el agua.

    Vierte los spaguetti cocidos en un colador para drenar el agua. Enjuaga la pasta con agua fría para detener el proceso de cocción. Mezcla 1 o 2 cucharadas de aceite de oliva para evitar que se peguen entre sí mientras están guardados toda la noche.

  6. Coloca los spaghetti cocidos fríos en un recipiente hermético.

    Coloca los spaghetti cocidos fríos en un recipiente hermético y guárdalos en el refrigerador. Cuando estés lista para servir la pasta, mezcla con la salsa o con las verduras y recaliéntalos en una olla o en el microondas. Los spaghetti pueden guardarse cocidos hasta tres días en el refrigerador.

Más galerías de fotos



Escrito por erica roth | Traducido por susana lópez millot