Cómo cocinar solomillo de ciervo

El solomillo es el corte de un músculo poco utilizado que se encuentra en la espalda, entre las costillas y el lomo; es uno de los cortes de carne de ciervo más tiernos. Aunque comúnmente es utilizado en los asados, puedes cortarlo fácilmente en filetes para freírlos, cocinarlos a la parrilla o a la plancha. El solomillo estará hecho cuando le termómetro insertado dentro de la parte más gruesa de la carne registre, por lo menos, unos 160 F°. Revisa la carne con cuidado debido a que, si se pasa, se pone dura y seca. Siempre deja en reposo el corte de carne antes de servirlo por unos tres minutos.

Solomillo asado

Para asar el solomillo de ciervo, coloca el corte de carne dentro de una asadera con un poco de aceite y luego condiméntala a tu gusto. Frótala con un poco de manteca derretida para añadirle más humedad. Calienta una pequeña cantidad de aceite o de manteca en una sartén grande y dora la carne en ambos lados. Coloca la carne de color marrón en un horno precalentado a unos 450 F° y cocínala por unos tres a cuatro minutos por lado, o hasta que alcance el nivel deseado de cocción.

Filetes fritos

Para freír unos filetes de ciervo, comienza cortando la carne en filetes que midan 1/2 a 3/4 de pulgadas de grosor. Colócales sal y deja que se asienten a temperatura ambiente por unos 15 minutos pero no más de una hora. Pásales una toalla de papel debido a que la carne no se pondrá d color marrón si su superficie está húmeda. Fríe los filetes a calor medio por unos dos o tres minutos por lado, o hasta que alcancen el nivel de cocción que deseas.

Asar a la parrilla para sellar el sabor

Todo lo que necesitas para asar a la parrilla los filetes de ciervo es un sartén, un poco de aceite y condimentos. Deja que la carne se temple a temperatura ambiente por una hora (no más). Enciende la parrilla a unos 450 F°, luego coloca la asadera vacía en el horno y deja que se precaliente. Seca la carne con una toalla de papel, luego frótala con un poco de aceite, sal y pimienta. Coloca el solomillo a unas 4 o 5 pulgadas debajo del asador durante unos dos minutos por lado, o hasta que la carne alcance el nivel deseado de cocción.

Filetes de solomillo a la parrilla

Precalienta tu parrilla a gas a una temperatura de 400 a 450 F°. Si estás cocinando sobre carbón, deja que estos se calienten hasta que puedas mantener tu mano a unas 3 pulgadas por encima de la parrilla de manera cómoda pero no más de cuatro segundos. Deja que la carne se temple a temperatura ambiente por una hora (no más) mientras esperas que la parrilla alcance el calor deseado, luego seca los filetes con una toalla de papel y cubre ambos lados con aceite. Coloca la carne en la parrilla, sin girarla, por unos dos o tres minutos; luego puedes voltearlos y cocinarlos por otros dos o tres minutos más o hasta que alcancen la temperatura deseada.

Más galerías de fotos



Escrito por m.h. dyer | Traducido por stefanía saravia