Cómo cocinar repollo blanco

El repollo blanco es la variedad estandar del repollo verde que ha sido cortado por el cultivador y enterrado en zanjas para proteger las cabezas de las heladas. Esta técnica, que se usa en regiones frías, es conocida como blanqueo y permite al cultivador tener col todo el invierno. Como todas las coles, la blanca sabe mejor cuando se cocina rápidamente y de forma pareja, lo que resulta en un sabor dulce y suave. Servir col cocida es una forma económica y de bajas calorías de aportar al cuerpo importantes nutrientes, como la vitamina C, folato y potasio.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Tabla de cortar
  • Cuchillo de verduras
  • Cesta para vapor
  • Olla con tapa
  • Tenedor de servir
  • Bol
  • Mantequilla
  • Sal
  • Pimienta

Instrucciones

  1. Coloca la cabeza de la col en una tabla de cortar limpia y córtala en cuartos, usando un cuchillo de pelar afilado. Lava los cuatro trozos en agua limpia para retirar toda la suciedad.

  2. Corta los tallos duros del repollo y retíralos de los cuartos, usando el cuchillo de pelar. Los tallos están en la parte inferior de cada trozo de repollo.

  3. Corta los cuartos en rebanadas finas, como tiras. Esto ayudará a que se cocine rápidamente y por completo. Deja el repollo a un lado. Puedes también usar una picadora manual o un procesador de comida para picar el repollo si lo prefieres.

  4. Coloca una cesta de vapor en el fondo de tu olla y agrega 2 pulgadas (5 cm) de agua fría. Colócala en el horno y enciende el fuego alto.

  5. Vierte la col picada en la cesta de vapor. Coloca la tapa sobre la olla para que el vapor quede dentro. Cocina hasta que la col esté tierna, aproximadamente ocho minutos.

  6. Transfiere la col de la olla a un bol, usando un tenedor de servir. Unta la col con un poco de mantequilla, espolvorea con sal y pimienta, y sirve inmediatamente.

Consejos y advertencias

  • Hacer col al vapor ayuda a retener los nutrientes más valiosos, como la vitamina C y elimina la necesidad de usar grasa o sal durante el proceso de cocción.
  • Cocinar demasiado la col provoca un fuerte olor, así como también un sabor más fuerte.

Más galerías de fotos



Escrito por karen curinga | Traducido por susana lópez millot