Cómo cocinar ravioles de queso congelados

Los ravioles de queso congelados son una rápida y económica alternativa a los costosos ravioles frescos o a hacerlos desde cero. Escoge una marca con queso bajo en grasas para mantener baja tu ingesta de grasas saturadas y colesterol. Para obtener más nutrición, busca ravioles hechos con harina integral. Algunos contienen hasta 5 gramos de fibra por porción, el doble que los preparados con harina refinada. Sirve los ravioles cocidos con tu salsa favorita o utilízalos en sopas o como cubierta de unos vegetales mixtos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Olla
  • Cuchara
  • Sal
  • Cuchara grande para mezclar
  • Espumadera
  • Bol o fuente para microondas
  • Una salsa, como la marinara
  • Plástico para envolver
  • Fuente para horno
  • Aceite o aerosol antiadherente
  • Papel de aluminio

Instrucciones

    En la olla

  1. Llena una olla grande con 3 qt (2.8 litros) de agua por cada libra de ravioles de queso congelados que quieras cocinar. Echa 1 a 2 cucharadas de sal y revuelve.

  2. Lleva el agua a hervor sobre fuego alto. Agrega los ravioles uno por uno y luego revuelve suavemente.

  3. Deja que se cocinen destapados durante cuatro a seis minutos o hasta que se calienten y comiencen a flotar en la superficie. Retíralos con una espumadera y sírvelos como gustes.

    En el microondas

  1. Coloca los ravioles congelados en un bol o fuente para microondas. Agrega agua y la salsa que elijas, aproximadamente 1/2 taza de salsa y 1/4 de taza de agua por cada 5 ravioles. Revuelve para mezclar.

  2. Cubre el bol con plástico. Cocina en máximo durante 1 1/2 a 2 minutos. Retira el plástico y revuelve los ravioles y la salsa.

  3. Vuelve a colocar el plástico y cocina en máximo durante 1 1/2 a 2 minutos más. Deja reposar unos cinco minutos antes de comer.

    En el horno

  1. Cubre una fuente para horno con aerosol antiadherente o una fina capa de aceite. Coloca la cantidad de ravioles que quieras cocinar en la fuente.

  2. Vierte una salsa sobre los ravioles y revuelve para cubrir cada uno completamente.

  3. Cubre bien la fuente con papel de aluminio. Hornea hasta que la salsa burbujee y los ravioles estén completamente cocidos, unos 55 minutos de cocción a 350° F para una libras de ravioles de queso congelados. Revuélvelos antes de servir.

Consejos y advertencias

  • Los fabricantes Fasta & Ravioli Co aconsejan que calcules que una libra (0.45 kg) de ravioles de queso congelados, aproximadamente 32 a 36 ravioles, rinde para tres a cuatro personas.
  • Si escoges usar un colador para escurrir los ravioles, hazlo con cuidado. Echarlos rápidamente puede romperlos.
  • Congela los ravioles de queso congelados que no hayas cocinado en una bolsa o recipiente hermético por hasta seis meses.
  • La University of California San Francisco aconseja que aunque agregar sal al agua de cocción de los ravioles congelados realza el sabor del plato terminado, debes evitar hacerlo si estás haciendo una dieta restringida en sodio o sufres de insuficiencia cardíaca congestiva.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kerns | Traducido por frances criquet