Cómo cocinar un pollo al vapor para comer más sano

El pollo puede ser una fuente de proteínas baja en calorías, pero cuando se prepara de forma insana, el contenido graso aumenta por los añadidos fritos y salsas cremosas. Para mantener la naturaleza sana del pollo, es importante que lo cocines de forma que no use grasa extra. Cocinar un pollo al vapor es ideal cuando estás agregando pollo a otras recetas, como ensaladas o pasta. Cocina el pollo completamente sin agregarle grasa extra y permite que su verdadero gusto permanezca.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Pechuga de pollo sin piel o hueso
  • Olla
  • Cazuela de vapor
  • Agua
  • Hierbas

Instrucciones

  1. Lava un pollo descongelado o un pollo fresco con agua fría y seca las partes con toallas de papel. Descarta las toallas de papel. Corta el pollo en partes más pequeñas, si lo deseas, lo que dará velocidad al proceso del cocinar al vapor.

  2. En una olla mediana, poner una cazuela de vapor para usar como guía para la cantidad de agua a usar en la olla. Pon suficiente agua en la olla hasta que esté justo debajo de la cazuela de vapor. Saca la cazuela. Si lo deseas, agrega hierbas sabrosas y rodajas de limón al agua, lo que ayudará a crear un vapor fragante y dará mejor sabor al pollo.

  3. Hierve el agua usando fuego muy fuerte en tu estufa.

  4. Deposita los pedazos de pollo en una fila única en la parte inferior de la cazuela. Pon la cazuela en la olla con cuidado y cúbrela con una tapa por 8 a 10 minutos. Evita abrir la tapa para verificar el pollo, porque dejará salir el vapor y prolongará el proceso de cocción, además de llevar a un pollo más seco.

  5. Saca el pollo una vez que el termómetro de calor insertado en el pedazo de pollo llegue al menos a 165° Fahrenheit (73° Celsius).

  6. Rocía la pechuga de pollo con jugo de limón fresco y con tus hierbas favoritas, como romero (rosemary) y orégano que van bien con el limón. El pollo no tendrá sazón al terminar, pero agregar una salsa cremosa incrementará el contenido graso.

  7. Sirve el pollo con otras comidas bajas en grasas y calorías para redondear una comida sana. Los vegetales al vapor están llenos de color y sabor, sin mencionar las vitaminas esenciales que tienen. Luego, agrega un almidón, como batata al horno.

  8. Guarda las sobras del pollo. Almacénalo en un contenedor hermético en tu heladera por tres o cuadro días. Puedes agregar el pollo a ensaladas, sopas y usarlo en emparedados y rollos para disfrutar de una proteína que no tiene grasa agregada.

Consejos y advertencias

  • Congela el pollo cocinado para extender su vida útil por 4 a 6 meses. De esta forma, puedes comprar cantidades en masa y cocinar al vapor grandes lotes de pollo a la vez, y luego congelarlo para usarlo en recetas por el transcurso de varios meses.
  • Nunca cocines pollo fresco que tenga un olor agrio, ácido o desagradable, o un color grisáceo. Es posible que haya estado en el refrigerador por demasiado tiempo y ya no sea sano comerlo.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por lautaro rubertone