Cómo cocinar pollo rostizado en un horno convencional

El aroma de un pollo asado es suficiente para que cualquier carnívoro se sobresalte. El pollo asado se cocina en una rotación constante, permitiendo que los jugos caigan alejados del pollo, previniendo que se estofe en sus propios jugos. Incluso si no tienes un horno para asar, cocinar pollo estilo asado en un horno convencional aún es posible. Con las herramientas y métodos correctos puedes cocinar un pollo estilo asado con mucho sabor y jugoso.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Pollo para rostizar de 4 libras
  • Toallas de papel
  • Condicimentos
  • Cuerda de cocina
  • Aceite de oliva (olive oil) o manteca (butter)
  • Bandeja para rostizar
  • Rejilla en V
  • Pinza
  • Termómetro para carne
  • Tabla para cortar
  • Papel de aluminio

Instrucciones

  1. Quita el paquete de menudillos de pollo de la cavidad. Verifica la cavidad de la cola para encontrar los riñones y quítalos. Enjuaga el pollo con agua fría y sécalo golpeándolo suavemente con una toalla de papel; mientras menos humedad quede la piel quedará con un estilo más crujiente similar al del pollo asado.

  2. Condimenta la cavidad con sal y pimienta. Añade uno o más ingredientes en la cavidad, si lo deseas, como cuartos de limón, cuartos de manzana o dientes de ajo. No lo sobrecargues.

  3. Corta aproximadamente 3 pies de cuerda de cocina. Ata el pollo, con el lado de la pechuga hacia abajo, manteniendo las alas y las patas cerca del cuerpo. Coloca cuerda debajo del hueso de la cola, envolviendo cada extremo alrededor de las patas. Cruza la cuerda, juntando las patas, y luego pásala por el frente del pollo y sobre las alas. Tira ligeramente y ata un nudo en la cuerda debajo del hueso del cuello. Recorta el exceso de cuerda.

  4. Aplica aceite de oliva o manteca sobre el pollo y condiméntalo con sal y pimienta. Añade macerados gustosos si lo deseas. Combina tu propia mezcla de especias o simplemente aplica tomillo y paprika ahumada o pimienta de limón, ajo y romero.

  5. Coloca el pollo, con la pechuga hacia abajo, sobre una rejilla en V (la cual eleva el ave y la separa de la grasa y los jugos) dentro de una bandeja para asar, permitiendo que los jugos fluyan hacia las áreas más magras del pollo, manteniéndolo húmedo.

  6. Coloca la rejilla del horno en el centro del mismo y precaliéntalo a 450 grados Fahrenheit. Coloca el pollo en el horno precalentado.

  7. Asa el pollo por alrededor de 30 minutos. Inserta la pinza dentro de la cavidad y gira el pollo para que quede sobre su espalda. Ásalo por otros 30 minutos adicionales.

  8. Inserta un termómetro de carne dentro del muslo. Cuando la temperatura indique que se encuentra a 165 o 170 grados Fahrenheit, quita el pollo del horno. Levántalo y colócalo sobre una tabla para cortar y cúbrelo con papel de aluminio. Permite que el pollo asado descanse por al menos 15 minutos.

Consejos y advertencias

  • Para más sabor y jugo, crea bolsillos con tu dedo debajo de la piel cruda del pollo y empuja manteca en su interior antes de asar el pollo.
  • Las aves crudas siempre deben ser cocidas a una temperatura de horno no menor a 325 grados Fahrenheit hasta llegar a una temperatura interna de 165 grados F, según la USDA.
  • Al manipular pollo crudo, siempre lava las tablas para cortar, cuchillos y tus manos cuidadosamente para evitar contaminación.

Más galerías de fotos



Escrito por katherine macropoulos | Traducido por ana grasso