Cómo cocinar el pollo sin parrilla

Si bien asar a la parrilla añade profundidad y sabor al pollo, especialmente si estás cocinando un corte sin piel o bajo en grasa, como la carne de la pechuga, no siempre es una opción. Si el clima, el acceso a una parrilla o simplemente un deseo de algo diferente te impide asar el pollo, hay una serie de otros métodos de cocción saludables y sabrosas que puedes elegir.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Agua u otro líquido para cocción
  • Olla
  • Aceite de oliva
  • Cuchara ranurada
  • Termómetro para comida
  • Bandeja para hornear o asadora

Instrucciones

    Hervirlo

  1. Coloca el pollo en una olla lo suficientemente grande como para contener todas las piezas. Agrega suficiente líquido de cocción para sumergir completamente el pollo. Lleva el agua a ebullición y luego reduce a fuego lento.

  2. Cocina a fuego lento el pollo en el líquido de cocción durante 10 a 30 minutos, dependiendo del corte. De acuerdo con el sitio web Better Homes and Gardens, las pechugas de pollo deshuesadas y cortadas en cubos de 2 pulgadas tomarán 10 minutos, mientras que la pechuga con huesos y piel tomará cerca de 30 minutos. El pollo está completamente cocido cuando los jugos salgan claros cuando se corta en la parte más gruesa del pollo.

  3. Retira el pollo de la olla con una cuchara ranurada. Puedes almacenar el líquido de cocción para usar como un caldo ligero.

    Cubrir y hornear

  1. Calienta el horno a 350 grados Fahrenheit. Cubre tu pollo con una capa fina de aceite de oliva y colócalo en una bandeja para hornear o asadera ligeramente engrasada.

  2. Cocina el pollo hasta que los jugos salgan claros de un corte en la parte más gruesa, o cuando un termómetro de lectura instantánea registre 165 grados Fahrenheit. Para el pollo sin hueso, el tiempo de cocción será de entre 20 y 30 minutos, dependiendo del grosor. Para las piezas con hueso, el tiempo de cocción se incrementará a más de 45 minutos.

  3. Deja reposar el pollo en el plato de cocina durante cinco minutos antes de servir.

Consejos y advertencias

  • Si vas a cocinar el pollo congelado, descongela en el refrigerador durante la noche en una bolsa de plástico. También puedes descongelar en un recipiente con agua fría, cambiando el agua cada 30 minutos.
  • Sazona el pollo en adobo ácido para aumentar el sabor.
  • No laves el pollo antes de cocinar para evitar la posibilidad de la transferencia de bacterias a otras superficies y alimentos en tu cocina.

Más galerías de fotos



Escrito por bethany lalonde | Traducido por enrique alejandro bolaños flores