¿Puedo cocinar el pollo directamente congelado?

Las pautas del USDA recomiendan descongelar los productos cárnicos en el refrigerador o en agua fría para evitar las enfermedades transmitidas por los alimentos. Pero cuando estás corto de tiempo, puedes seguir adelante y cocinar el mpollo directamente congelado. Los tiempos y métodos de cocción pueden variar del pollo descongelado, de manera que revisa cada pieza con un termómetro de carne para asegurarte que se alcanza una temperatura segura de 165 grados Fahrenheit.

Bajo presión

Una de las maneras más rápidas de cocinar un pollo congelado es en una olla a presión. Rocía un poco de aceite en el fondo de la olla a presión, y luego baja el fuego a medio-alto. Pon cada pieza de pollo de forma individual en el aceite caliente durante un minuto por cada lado, hasta que el pollo empiece a dorarse. Pon todo el pollo a la sartén y espolvorea la parte superior de cada pieza con tus especias favoritas. Pon la tapa en la olla y llévala a alta temperatura de acuerdo con el manual de instrucciones. Cocina el pollo durante siete a 10 minutos. Evita cocinar pollos enteros en una olla a presión o se romperán durante el proceso de cocción, lo que reduce la calidad general de la carne.

Caliente salido del horno

Hornear es uno de los métodos más simples de preparación para los pollos, tanto para los pollos enteros como para los trozados recién sacados del congelador. Engrasa la parte inferior de una bandeja de hornear y pon el pollo en una capa uniforme en el fondo del plato. Coloca el pollo en un horno precalentado a 350 grados y cocina por 20 minutos. Retira el pollo del horno y sazónalo con tu mezcla de especias preferidas. Condimenta después de que el pollo se haya cocinado por unos pocos minutos, debido a que las especias se deslizarán fuera del pollo congelado. Devuelve el pollo al horno y cocina durante 20 a 30 minutos, o hasta que el pollo registre 165 grados F en el punto más grueso.

Método sobre la hornalla

Cocinar el pollo en el horno a menudo produce exteriores e interiores quemados, pero se puede combatir este problema reduciendo el grosor del pollo. Coloca la pieza de pollo sobre una tabla de cortar limpia y córtala en la forma deseada. Las tiras largas y finas de pechugas de pollo funcionan bien para las fajitas, mientras que los cubos son la forma ideal para sopas y guisos. Dora el pollo cortado en una sartén a fuego medio, cocina hasta que la carne pierda su color rosado y se haya preparado a la temperatura adecuada. Cocinar el pollo congelado puede tardar hasta 50 por ciento más que el pollo fresco, por lo que debes ajustar los tiempos de cocción en consecuencia.

Preparaciones alternativas

Evita las cocinas lentas y cocinar en el microondas al preparar pollo crudo congelado. Las cocinas lentas elevan la temperatura durante muchas horas, y esto crea un caldo de cultivo para las bacterias y las enfermedades transmitidas por los alimentos, como la salmonelosis. Los microondas producen una cocción desigual, por lo que algunas partes quedarán cocidas y otras crudas.

Más galerías de fotos



Escrito por louise lawson | Traducido por juan ignacio ceviño