Cómo cocinar pollo en una bandeja de parrilla

El calor intenso del carbón o de las parrillas de gas le da a las comidas un sabor intenso, pero no siempre es la manera más práctica de cocinar. Una bandeja de parrilla para hornillo u horno no es un reemplazo ideal, pero es una herramienta útil para preparar pollo y otras carnes cuando tu parrilla de exterior no es una opción. Las ranuras en tu bandeja permiten que la grasa que gotea se aleje como lo haría en la parrilla, pero no se irradia el mismo calor intenso que la llama del fuego de una parrilla. Es por esto que las bandejas de parrilla funcionan mejor con carne deshuesada, que se cocina más rápidamente y de manera pareja.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Cuchillo filoso
  • Sal y pimienta u otro condimento
  • Aceite de cocina
  • Pinza
  • Bandeja para servir
  • Papel de aluminio
  • Termómetro de lectura instantánea

Instrucciones

  1. Remueve cualquier pieza suelta de grasa, tendones o hueso de tus piezas de pollo con la punta de un cuchillo filoso.

  2. Condimenta las piezas de pollo con sal y pimienta o con tu condimento favorito. Para un sabor más fuerte, cubre el pollo con el condimento y refrigéralo toda la noche. Esto permite que los sabores sean absorbidos por la carne.

  3. Precalienta tu bandeja de parrilla sobre un hornillo a temperatura media hasta que esté muy caliente. Deberías poder ver las ondas de calor sobre ella, y si sostienes una mano sobre la bandeja, debería estar incómodamente caliente.

  4. Rocía o utiliza una brocha para aplicar un aceite de alta temperatura como el de cártamo (safflower) o aguacate (avocado) sobre el pollo y luego colócalo sobre la bandeja de parrilla. El lado de la piel debería quedar hacia abajo, incluso si el pollo no tiene piel. Reduce la temperatura del horno a tempreratura media.

  5. Cocina las piezas de pollo del primer lado durante tres o cuatro minutos o hasta que queden bien marcadas por las ranuras de la bandeja de parrilla. Levanta las piezas cuidadosamente con una pinza y voltéalas, cocinándolas por otros cinco o siete minutos del otro lado.

  6. Quita las piezas de pollo de tu bandeja de parrilla en una bandeja para servir. Cúbrelas de manera floja y deja que reposen al menos 5 minutos antes de servirlas. Cuando pruebes el pollo con un termómetro de temperatura instantánea, debería mostrar una temperatura interna de 165 grados Fahrenheit para que sea seguro comer el pollo.

Consejos y advertencias

  • Esta técnica funciona con las pechugas o muslos de pollo deshuesados, con o sin piel. Cocínalo un tiempo menor si son pechugas finas o pequeñas y más tiempo si son muslos o pechugas grandes.
  • Los muslos de pollo pueden ser cocinados utilizando el mismo método y usualmente toman alrededor de 10 minutos en total. Los muslos o cuartos de pata con hueso pueden ser asados durante cinco minutos de cada lado para dorarlos y eliminar mucha de su grasa, y luego ser terminados a 400 grados F durante otros ocho a 10 minutos.

Más galerías de fotos



Escrito por fred decker | Traducido por ana grasso