Cómo cocinar pierogies

Los pierogies, bolas de masa polacas típicas, rellenas con papas, pueden ser hervidos, horneados o cocinados al vapor, pero al cocinarlos en una sartén la masa exterior queda extra crujiente y contrasta muy bien con su cremoso interior. El relleno de papas es a menudo acompañado por otros ingredientes, tales como queso, cebollas o el tradicional chucrut. Hay ilimiatadas formas de servir los pierogies cocinados en sartén, ya sea que se le coloquen cebollas asadas con hongos por encima, o se los sirva con crema agria o salsa marinara a un costado. El proceso de fabricación de los pierogies es similar al de los ravioli o al de las bolas de masa hervida chinas, pero puedes ahorrar tiempo y esfuerzo comprándolos congelados.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Tazón
  • Colador
  • Toallas de papel
  • Sartén
  • Aceite de cocina
  • Pinzas
  • Plato

Instrucciones

  1. Retira los pierogies del paquete y colócalos en un tazón con agua caliente por unos 3 minutos, o hasta que se hayan descongelado. La pasta del exterior debe estar suave y un tanto hinchada. Retira el agua y seca un poco los pierogies con toallas de papel. Una breve remojada en agua tibia hace que los pierogies parezcan hechos en casa, los cuales son hervidos en agua y secados antes de freirlos, hornearlos o cocinarlos al vapor.

  2. Coloca un poco de aceite con un alto punto de humo sobre la sartén, como por ejemplo aceite de oliva o coco, los cuales son considerados grasas saludables. No debes utilizar más de 3 o 4 cucharadas de aceite , dependiendo en el tamaño de la sartén, ya que el aceite no debe sobrepasar el grosor de la pasta de los pierogies.

  3. Precalienta el aceite sobre un fuego medio-alto. El aceite estará listo para utilizarse cuando le arrojes gotas de agua y ésta se evapore rápidamente.

  4. Coloca los pierogies en la sartén en una única capa, dejando un poco de espacio entre cada uno. Si los pierogies tienen un lado plano, colócalos primeramente sobre este lado.

  5. Fríe los pierogies por unos 4 minutos del primer lado o hasta que estén dorados y crujientes. Voltéalos y fríe el segundo lado por otros 2 a 3 minutos, o hasta que estén crujientes.

  6. Drena los pierogies colocándolos sobre un plato forrado con toallas de papel, para que éste absorba el aceite excedente. Sírvelos inmediatamente.

Consejos y advertencias

  • Si tienes más pierogies de los que entrarían en una única capa, cocínalos en tandas. Puede que necesites agregar un poco más de aceite y volver a calentarlo antes de añadir la tanda siguiente.
  • Puedes también freír los pierogies en manteca, si lo deseas, pero debes controlar la temperatura, ya que la manteca se quema con facilidad.

Más galerías de fotos



Escrito por amelia allonsy | Traducido por andrés marino ruiz